APAG anuncia una manifestación y una jornada de paro el 5 de septiembre por la caída de precios

Un agricultor trabaja en un viñedo. :: hoy/
Un agricultor trabaja en un viñedo. :: hoy

La Unión exige al resto del sector «unidad de acción» contra el acuerdo de costes de la uva en Extremadura

REDACCIÓNMÉRIDA.

APAG Extremadura Asaja anunció ayer una manifestación y una jornada de paro el próximo, jueves 5 de septiembre, para protestar por los bajos precios que se están dando en el sector vinícola en Extremadura.

Según los datos de la organización, en coordinación con la Comunidad de Labradores de Almendralejo, se dan casos en los que se llega a pagar «hasta un 40% menos» que la pasada campaña, algo que es «insostenible».

El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, consideró que es un «contrasentido» que en un año en el que ha bajado la producción y ha aumentado la calidad y graduación de la uva los precios que se quieren pagar sean inferiores a los de la campaña anterior, algo en lo que también se coincide con los labradores, con los que se han celebrado distintos contactos.

Al hilo de este asunto, La Unión Extremadura pidió al resto del sector agrícola «unidad de acción» contra el acuerdo de precios de la uva en la región.

Los «sendos escritos» al resto de organizaciones profesionales agrarias y Agrupación de Cooperativas para poner en marcha una «unidad de acción» de cara a criticar la «especulación» que se pretende hacer en el sector y, al igual que otras regiones productoras de vino de España, hacer un paro el próximo 5 de septiembre con «el cierre de todas las bodegas y paralización de la vendimia en la región».

De este modo, La Unión indicó que la recolección de la uva se ve «seriamente afectada por la sequía», de tal forma que se prevé una «merma» de alrededor de 40 por ciento de la producción, según aseveraron.

Asimismo, esta organización agraria apuntó que esta «merma» se va a acentuar en las variedades de uva para la elaboración de vinos tintos, ya que las mismas «son más sensibles a los cambios meteorológicos» que las variedades blancas que «están mejor adaptadas» al terreno y por lo tanto soportan mejor estas inclemencias.

Además, La Unión afirmó que debido a esta campaña de menor producción el impacto en la calidad va ser «muy positivo», de tal manera que va a haber «menos vinos» pero de mejor calidad. Con estas circunstancias, de menor producción y mayor calidad, aseguraron que lo lógico sería un aumento del precio de la uva, y para prevenir esta circunstancia, los industriales se han unido para «hundir los precios» en la actual campaña y de esta forma «obtener mayores beneficios».