«El agua es el gran potencial de Extremadura»

Antonio Sánchez en una de las explotaciones . :: e. d./
Antonio Sánchez en una de las explotaciones . :: e. d.

Por su experiencia en transformación de fincas, apuesta por cultivos como el almendro o el olivar en superintensivo

ESTRELLA DOMEQUE

Don Benito. Antonio Sánchez, gerente de Agrosan, apuesta por el olivar y el almendro como cultivos potencialmente rentables en Extremadura y lo analiza en base a su experiencia en asesoramiento y transformaciones de fincas.

-¿Cuál es vuestra zona de acción?

-Nos movemos sobre todo en el Sur de España, Extremadura y Portugal, puesto que la empresa es de Córdoba. Aquí tenemos sobre todo fincas muy grandes y desde hace quince años nos especializamos en transformación de fincas en olivar superintensivo y frutos secos.

«El almendro ha pasado de ser un cultivo marginal a tener una rentabilidad tremenda» «Esta zona tiene las condiciones perfectas con mucha agua, buen clima y buen suelo»

-¿Qué ventajas tiene el superintensivo?

-Sobre todo el bajo coste de producción al ser un cultivo totalmente mecanizado. Lo que tienes es muy bajo coste de producción de kilos de aceite, que te da mucho juego con respecto a otros cultivos en cuanto al beneficio. Aquí en la zona, ya que están acentuados cultivos como maíz, arroz o tomate, es una alternativa. Siempre ha habido algo de olivar, pero no ha estado siempre tan explotado, pero ahora mismo es la Comunidad Autónoma de España con más potencial.

-¿Habéis notado un aumento en la región?

-Sí, en los últimos tres años se ha puesto mucho y se va a seguir poniendo, porque esta zona tiene las condiciones perfectas: mucha agua, buen clima y buen suelo. Además tiene buen rendimiento, lo que la convierte en una zona idónea.

-¿Y en almendro?

-El almendro siempre ha sido un cultivo marginal, que también se está empezando a poner. Quizás de forma más limitada porque necesita mucha agua, pero aquí en las Vegas Altas es una zona idónea. En dos años se pondrá mucho almendro. Si bien, el almendro es más técnico, mientras que el olivar es más rústico y se maneja mejor. El almendro, para producciones altas es un cultivo que tiene que tener un seguimiento y más asesoramiento.

-¿Qué hace diferente al superintensivo?

-La precocidad, porque el segundo año puedes estar ya en producción. Este modelo para el olivar tiene esa ventaja y también la mecanización, que hace que el coste de recolección hablamos de 3-4 céntimos, con respecto a un coste tradicional que puedes estar en 18-20. Es diez veces menos el coste de recolección, en plena producción.

-¿Cómo cree que será el futuro próximo?

-Va a haber un fuerte cambio a estos dos tipos de cultivo, sobre todo en extensivo. Porque lo que venía de frutal se está arrancando, aunque los agricultores pueden apostar por otro tipo de frutales. Pero en todos los cultivos extensivos es un cambio tremendo al olivar en superintensivo o en almendro que es un cultivo que se está empezando a conocer desde hace unos años y cuando haya una asociación fuerte de agricultores va a romper seguro.

-¿En qué situación está Extremadura en comparación con otras zonas?

-Con más potencial, pero por el agua. La tierra y el agua permiten transformar casi el 100% de las fincas extremeñas. Las condiciones son muy buenas con respecto a otras regiones. Pocas zonas hay con alto potencial, además es una región de gran extensión.

-¿Y otros cultivos?

-Sobre todo frutos secos, no sólo el almendro. El pistacho también está empezando a aparecer en algunas zonas, pero con la experiencia que hay en la zona en cuanto a frutales, será difícil implantar otras cosas. Es una zona muy buena para nogales, porque tiene agua. Pero todo lo que son frutos secos tiene potencial aquí.

-¿Por qué frutos secos?

-Sobre todo porque hay una demanda mundial en los últimos cinco años, que ha hecho subir los precios. Ha pasado de ser un cultivo marginal a tener una rentabilidad tremenda. Ahora mismo el presente y futuro son estos cultivos.

-¿Y en cuanto a rentabilidad?

-En olivar al quinto año puede llevar ya tres cosechas y prácticamente se ha recuperado la inversión. Y en frutos secos, el almendro es muy precoz produciendo. Sin embargo, el pistacho empieza a producir más tarde, en el quinto o sexto año, y por eso quizás no se pone tanto, porque tiene que aguantar más la inversión el agricultor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos