La producción extremeña de arroz alcanza las 148.500 toneladas

Cultivo de arroz en Extremadura. :: HOY/
Cultivo de arroz en Extremadura. :: HOY

Cooperativas agroalimentarias considera que la cifra supone una caída del nueve por ciento con respecto a la anterior

EFE

Mérida. La producción de arroz en Extremadura alcanzará esta campaña las 148.580 toneladas, lo que supone una caída del nueve por ciento con respecto a la anterior, según datos aportados por Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura.

No obstante, esta comunidad autónoma se mantiene como la segunda productora de arroz a nivel nacional, pues aglutina el 18,64% de la producción nacional.

El citado descenso en la cosecha de arroz se debe, según las citadas fuentes, a las condiciones meteorológicas registradas durante la campaña, ya que las altas temperaturas -sin fluctuaciones entre el día y la noche- han provocado una sobremaduración del arroz, lo que ha reducido los rendimientos por hectárea.

«Ha sido un año atípico por las elevadas temperaturas que hemos tenido, que han complicado la floración», explicó el presidente de la Sectorial de Arroz de Cooperativas Agro-alimentarias, Félix Liviano, quien añadió que «esta baja producción, unida a la falta de rentabilidad del arroz, hace que cada año se siembre menos superficie».

Todos estos datos arrojan unos rendimientos medios del 6.280 kilos por hectárea en el cultivo de arroz en Extremadura, que en el caso de las cooperativas arroceras socias de Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura llegan a los 6.836 kilos por hectárea.

Por variedades, la índica (arroz largo) continúa siendo la principal variedad que se cultiva en Extremadura, concretamente 107.472 toneladas, lo que representa el 72,33% de la producción total regional durante esta campaña.

De la variedad japónica (arroz redondo) se han producido 41.108 toneladas en la región, el 27,67% del total en Extremadura.

Las mismas fuentes explicaron que la baja rentabilidad del cultivo de arroz viene dada por los bajos precios de venta del producto y por los altos costos de producción, fundamentalmente de los herbicidas, con el agravante de que en muchas ocasiones su uso no garantiza que los arroces queden limpios, pues las materias activas autorizadas son cada vez menos eficaces. A ello se une la falta de alternativas de rotación con otro cultivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos