APAG pide ampliar el radio para la quema de rastrojos por las plagas en la avena y la cebada

Imagen del insecto Mayetiola destructor, pero todo el mundo lo conoce como el mosquito del trigo o del cereal/
Imagen del insecto Mayetiola destructor, pero todo el mundo lo conoce como el mosquito del trigo o del cereal

El informe de la Junta certifica dos plagas, el mosquito del trigo y el gusano del alambre, en la zona de la Campiña Sur

HOY.ES

La organización profesional agraria APAG Extremadura ASAJA ha pedido hoy, tras conocerse el informe técnico de sanidad vegetal de la Junta, ampliar el radio, hasta los 60 kilómetros, para la quema de rastrojos desde las parcelas de cereales afectadas por plagas y enfermedades en la Campiña Sur de Badajoz.

El informe de la Junta certifica dos problemas que hace tiempo denuncia la organización que dirige, el mosquito del trigo que se encuentra en toda la zona, y el gusano del alambre. que afecta al 30% aproximadamente de la Campiña del Sur.

más informacion

El presidente de APAG, Juan Metidieri, ha pedido en una rueda de prensa en Mérida a la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, que se reconozca como afectada la producción de avena y cebada en toda esa zona, al igual que ocurre con el trigo, y que se adelante la quema del 11 de septiembre al día 1.

Además, ha asegurado que en un año bueno, como era este, se podría haber tenido una producción de entre 3.500 y 4.000 kilogramos por hectáreas y que ahora, "lamentablemente", se tiene una media de 1.500.

"Se constata que teníamos una plaga y una enfermedad que estaba haciendo estragos", ha añadido Metidieri, por lo que reivindica la modificación de la orden del Plan INFOEX en temporada alta de incendio para combatir "eficazmente" el problema.

"Se van a perder más de 2.000 kilogramos de trigo debido a unas plagas que están asolando nuestros cereales de invierno", ha dicho.

El informe de sanidad vegetal recomienda que para disminuir la población de ambas plagas se realice un volteo con vertedera del suelo y, en caso de no poder ejecutar esta acción, llevar a cabo una quema lenta y controlada de rastrojo.

Por otra parte, Juan Metidieri ha manifestado que se han hecho estudios en las zonas pacenses de Olivenza y Don Benito, pero el porcentaje de la enfermedad no ha superado los diez puntos, por lo que no se han tenido en cuenta.