UPA-UCE califica de catastrófica la situación de las producciones agrícolas por las lluvias

Una de las explotaciones inundada por las intensas lluvias de la semana pasada/
Una de las explotaciones inundada por las intensas lluvias de la semana pasada

La organización agraria ha sido muy crítica con la Confederación Hidrográfica del Guadiana por su pasividad a la hora de acometer trabajos de limpieza en cauces y arroyos

EFE

La entidad UPA-UCE Extremadura ha calificado hoy de "catastrófica" la situación de numerosas producciones agrícolas como consecuencia de las fuertes lluvias registradas en las últimas semanas, especialmente en el sector del tomate donde las pérdidas son "millonarias".

"No podemos dar aún datos concretos, pues los agricultores de numerosas producciones aún no han podido entrar a ver sus campos dada las inundaciones que presentan las tierras", ha afirmado el secretario general de UPA-UCE Extremadura, Ignacio Huertas.

más información

"Lo que sí podemos asegurar es que la situación es calamitosa", ha añadido Huertas, quien ha anunciado que su organización pedirá reuniones con el Ministerio y la Consejería de Agricultura para diseñar un plan de actuaciones que permitan a los agricultores afectados aliviar "la complicada situación a la que se enfrentan".

Reducción de los módulos fiscales, financiación para las explotaciones afectadas (créditos blandos) y modificar las coberturas de los seguros para poder atender los daños son algunas de las propuestas que elevará la organización agraria y ganadera.

Según Huertas, las 24.000 hectáreas de plantación de tomate están afectadas de una u otra forma, pues 19.000 presentan afecciones de distinto grado y "deberán revolverse", mientras que 5.000 están aún por plantar, lo que conlleva retrasos y, por ende, pérdidas de producción.

Por lo que respecta al maíz, más de 2.000 hectáreas de las 48.000 tendrán que revolver sus cultivos, lo que significa "volver a sembrar", mientras que en frutales y viñedos se hace necesaria la inversión en fitosanitarios.

En este sentido, la humedad conlleva la aparición y proliferación de hongos y bacterias, por lo que los agricultores deberán invertir entre 200 y 250 euros por hectárea para combatir estas enfermedades.

"Si tenemos en cuenta que hay unas 15.000 hectáreas de frutales de regadío, la inversión en fitosanitarios será muy importante", ha agregado.

Huertas ha sido muy crítico con la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) por su pasividad a la hora de acometer trabajos de limpieza en cauces y arroyos. "El agua busca salidas e inunda parcelas", ha manifestado Huertas.

Según ha expuesto, hay zonas del Guadiana, como en Don benito y Santa Amalia, donde la CHG "no actúa desde hace más de 20 años".

Asimismo, ha pedido a la industria del tomate que sea "sensible" ante la complicada situación y "no presione a los agricultores para que mantengan las contrataciones".