Más de 10.000 hectáreas de tomates presentarán problemas por las lluvias de la pasada semana

Más de 10.000 hectáreas de tomates presentarán problemas por las lluvias de la pasada semana

La organización agraria La Unión Extremadura ha aconsejado a los productores que realicen parte de daños a Agroseguro por "adversidades climatológicas"

E. P.

La organización agraria La Unión Extremadura ha aconsejado a los productores de tomate de la región que presenten parte de daños a Agroseguro por "adversidades climatológicas", debido a las lluvias caídas en la semana pasada en la comunidad.

Y es que, según los datos aportados por La Unión en nota de prensa, del 5 al 13 de mayo han caído más de 100 litros de agua por metro cuadrado en las Vegas del Guadiana, y algo más de 130 la zona del Alagón y Árrago, unas lluvias que "han sido beneficiosas para la ganadería están produciendo daños importantes en las plantaciones de tomates".

Según calcula, de las 18.000 hectáreas plantadas de tomates, más de 10.000 presentan síntomas de asfixia radicular, un problema derivado del riego en exceso y del agua encharcada. Las hectáreas "tendrán que ser analizadas por los técnicos de Agroseguro y realizar un seguimiento hasta la cosecha del fruto".

Así, "aunque en los próximos días no se va a apreciar, sí que va a suponer una pérdida importante de cosecha", ya que estas plantas "van a mostrar la pérdida de este sistema radicular en el momento del engorde del fruto".

Por este motivo, la organización considera "imprescindible" que los productores de tomates presenten los correspondientes partes de daños a Agroseguros en los próximos días, ya que "la norma que regula el seguro obliga a los damnificados a presentar parte de daños en los días siguientes al hecho".

Al mismo tiempo, las 7.000 hectáreas restantes de cultivo que "aún no se han plantado debido igualmente a la cantidad de lluvia caída", van a tener "pérdida de cosecha por lo atrasada de la plantación y el riesgo que va a suponer tanto el calor en la floración como los riesgos que trae consigo las producciones tardías".

Finalmente, y aunque aún se están analizando las consecuencias del exceso de lluvia, pero "las primeras valoraciones de la organización, cifran en una pérdida de más de 250.000 toneladas de tomate, con un importe de 18.750.000 euros", señala.