Dos mil agricultores se manifiestan en Badajoz para exigir precios dignos

Unos 2.000 agricultores se han reunido sobre las nueve de la mañana cerca de la plaza de toros / José Vicente Arnelas

UPA-UCE, APAG, Asaja y Cooperativas Agroalimentarias piden medidas concretas para garantizar la viabilidad del sector

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Alrededor de 2.000 agricultores y ganaderos procedentes de toda Extremadura se reunieron ayer en Badajoz para exigir unos precios dignos para sus productos, una reivindicación que fue promovida por UPA-UCE Extremadura, APAG, Asaja y Cooperativas Agro-Alimentarias de Extremadura.

Los manifestantes llegaron a Badajoz en autobús y después de concentrarse junto a la plaza de toros recorrieron a pie la ronda del Pilar hasta concentrarse frente a la Delegación del Gobierno en Extremadura, donde se reunieron con la delegada del Gobierno, Yolanda García Seco, para exponerle sus reivindicaciones.

«Nos hemos unido las organizaciones principales de Extremadura y las cooperativas porque tenemos un problema con el precio de nuestros productos. La mayoría de los sectores estamos recibiendo precios por debajo de los costes de producción en los últimos años», denunció Ignacio Huertas, secretario general de UPA Extremadura.

Esta reivindicación marcó una protesta en la que también se pidió una rebaja del IVA del gasóleo agrícola, una rebaja de las tarifas de riego, el fin de las limitaciones al cava y la flexibilización de la Norma del Ibérico.

Todas esas reivindicaciones fueron repetidas con insistencia desde el sistema de megafonía instalado en la avenida de Huelva, aunque la petición que se escuchó en más ocasiones es la que hacía referencia a los precios. «Es evidente que no estamos aquí por capricho, esto es consecuencia de unos políticos que nos olvidan cuando comienzan a gobernar. Llevamos décadas pidiendo unos precios justos y unas medidas que no frenen nuestras zonas rurales», insistió Juan Metidieri, presidente de APAG.

Ángel Pacheco, presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura puso en evidencia el «desequilibrio que se produce entre el precio que recibe el agricultor y el que tienen los productos cuando llegan a los lineales», donde el precio final que paga el consumidor «se multiplica por diez, por veinte o incluso por cien».

El seguimiento de la manifestación de ayer fue importante. Tanto la Policía Nacional como la Policía Local cifraron la participación en unas 2.000 personas, mientras que los organizadores la elevaron a unas 4.000. La presencia fue masiva, pero en ningún momento se rompió la calma gracias a la respetuosa actitud que mantuvieron en todo momentos los agricultores y los ganaderos concentrados. Muchos superaban los 50 años de edad, aunque también tomaron parte agricultores más jóvenes.

De garantizar la seguridad se encargaron varios furgones antidisturbios de la Policía Nacional que se situaron al inicio de la marcha. Por detrás circulaban dos grandes tractores que no paraban de hacer sonar sus bocinas.

Quienes sí resultaron perjudicados fueron los conductores de Badajoz, que durante varias horas no pudieron hacer uso de los viales que comunican la plaza de toros con la avenida de Huelva. En toda esa zona la Policía Local de Badajoz estableció un dispositivo de vigilancia especial para evitar conflictos de tráfico.

Recibidos por la delegada

Tras la manifestación, los agricultores fueron recibidos por la delegada del Gobierno, quien comunicó a los representantes de los agricultores que el Gobierno de España comparte sus reivindicaciones y trata de buscar soluciones.

También el PSOE de Extremadura se hizo presente en la manifestación a través del secretario de Agricultura y Ganadería socialista, Juan Antonio Merino, quien indicó que las ayudas que reciben los agricultores no serán suficientes «mientras no reciban un precio justo por sus producciones».

Más