«Habrá un 30 o 40% menos de aceituna debido a la sequía»

José Antonio García junto a su tractor. :: G.C./
José Antonio García junto a su tractor. :: G.C.

La falta de agua provoca que la cosecha en la comarca de Tierra de Barros se vea mermada y más de la mitad tendrá que destinarse a almazara

GLORIA CASARES

José Antonio García, como otros agricultores de Tierra de Barros, ha iniciado ya una cosecha de aceituna de verdeo que se prevé raquítica como consecuencia de la falta de agua. Esta semana lamentaba los precios porque, además, el tamaño tan pequeño hace que su precio aún sea menor.

-¿Cómo está yendo la cosecha de aceituna de verdeo?

-Pues está mal. Al no llover, la aceituna se está arrugando y se está yendo. Cada día que pasa el fruto está peor.

-¿Esas eran las previsiones?

-No, si hubiera llovido habría una buena cosecha este año y hubiéramos ganado dinero tanto el agricultor como la fábrica y los trabajadores que vienen con nosotros. Pero al final se va a recortar la campaña.

-¿La sequía ha hecho que se adelante también la campaña de aceitunas?

-En realidad la cosecha de la aceituna se ha adelantado muy poco. La que sí se ha adelantado es la de uva, pero la de aceituna la hemos empezado más o menos como el año pasado.

-¿Entonces se va a perder mucha cantidad de aceituna de mesa por el tamaño?

-Claro, se va a perder del orden de un 50 o un 60%.

-¿Y en dinero cómo se traduce eso?

-Eso en dinero es muchísimo porque siempre la aceituna de verdeo se paga a más del doble que la aceituna de molino (almazara). Tendremos que llevar muchas al molino. Es un desastre.

-Además, este año se preveía una buena cosecha en cantidad de aceituna.

-Sí, la verdad es que no nos esperábamos esto. Normalmente cuando termina la vendimia, a últimos de septiembre, llueve y ese agua es la que estamos esperando los agricultores siempre, porque si llueve aumenta de tamaño. Este año no hemos tenido ese agua y al no tener ese agua, la aceituna se ha venido para atrás.

-¿Se está poniendo negra ya la aceituna?

-No, negra no. Se está reduciendo, se está arrugando y al ponerse arrugada va cogiendo color. Pero no es negra por rendimiento, es negra porque no hay humedad en la tierra. No hay savia y, entonces, por su gran tamaño, se reduce, se achica y hay que dejarla para molino.

-¿Entonces qué cosecha se prevé este año de aceituna?

-Se prevé que haya un 30 o 40% menos que el año pasado.

«Se va a perder del orden de un 50 o 60% de la cosecha de mesa, que tendrá que ir a molino» «El año pasado hubo menos aceituna pero el precio fue superior al de este»

-¿Tenéis confianza en que se note en el precio esa poca cantidad de aceituna de mesa que hay?

-La verdad es que no, porque yo lo que estoy viendo es que al tener menos tamaño la aceituna nos la van a pagar más barata. Y al ser más barata va a repercutir muy poco con respecto al precio del año pasado. En 2018 hubo menos aceituna pero el precio fue superior al de este.

-¿Cómo está este año el precio del aceite?

-Del precio de la aceituna de molino mejor no hablar, por lo menos en esta zona de Tierra de Barros. Quizás en otras comarcas la aceituna de almazara coja más rendimiento, porque se deja más para los últimos meses del año. Pero aquí no, aquí tenemos que empezar a coger la aceituna de molino, si hay, ya, porque nosotros tenemos luego mucho trabajo que hacer con la poda de la viña y tenemos que tener liquidado lo que es la cosecha de molino.

-¿Qué solución ve a los precios?

-No sé, yo creo que será difícil regularlo, porque esto es la demanda del mercado. Este año se preveía una buena cosecha y todo el mundo iba a ganar dinero y, al final, como siempre, dependemos del tiempo.