La PAC 2017 acaba con el papel

La nueva PAC eleva el número de corderos comercializados por cada hembra objeto de ayuda. :: hoy/
La nueva PAC eleva el número de corderos comercializados por cada hembra objeto de ayuda. :: hoy

CLAUDIO MATEOS

El pasado 1 de febrero se abrió el plazo para solicitar las ayudas de la PAC 2017, que repartirán entre más de 50.000 ganaderos y agricultores extremeños 559 millones de euros. La nueva convocatoria, abierta hasta el 30 de abril, presenta entre sus principales novedades el final del papel para todas las solicitudes que se tramiten a través de entidades colaboradoras, que son el 95% del total según estiman la asociaciones de productores.

La implantación obligatoria de la tramitación telemática beneficia sobre todo a los intermediarios, es decir, entidades financieras, asociaciones de agricultores y ganaderos, etcétera, que se 'ahogaban' en papel en cada campaña de la PAC y a partir de ahora podrán llevar a cabo los trámites con la Junta de Extremadura de manera mucho más ordenada y eficaz. Del mismo modo, se va a simplificar la documentación que debe acompañar a la solicitud, de manera que no será necesario presentar ningún documento relativo a las zonas de montaña y ayudas agroambientales -salvo las de tabaco-, sino tan solo una declaración responsable.

Otra novedad relevante es que se reduce a 30 hectáreas la superficie mínima de las explotaciones aspirantes a ayudas agroambientales que están obligadas a presentar junto con la solicitud una declaración gráfica, más compleja y completa que la alfanumérica, y que se realiza a través del sistema Sigpac. Esta obligación se extenderá a todas las explotaciones a partir de la convocatoria de 2018.

Los productores también han de tener en cuenta que este año se abren todas las líneas de ayudas agroambientales que llevaban dos años cerradas. El director técnico de UPA-UCE Extremadura, Gervasio Martínez, recuerda que esta era una demanda de algunos sectores, especialmente los productos ecológicos, el arroz y el tomate, puesto que en los dos últimos ejercicios estas subvenciones han permanecido abiertas tan solo para la apicultura y la ganadería extensiva de calidad. En el caso del tabaco, en 2017 se inicia un nuevo ciclo y se mantiene la línea abierta en 2016 como excepción.

La nueva PAC introduce algunos cambios relevantes en las ayudas asociadas a la ganadería. Suben los umbrales mínimos para poder cobrar en el ovino y el caprino. Hasta ahora se exigía comercializar 40 corderos o cabritos por cada hembra reproductora, y ese umbral sube a 60. En el caso de los productores de leche, el umbral sube de 60 a 80 litros por hembra reproductora en el ovino y de 100 a 200 en el caprino. En lo que respecta a las ayudas al bovino, antes las hembras tenían que haber parido como máximo 20 meses antes de la fecha del fin del plazo de solicitud, aunque esta se modificara después, y ahora se fija en 20 meses antes del día 30 de abril.

En esta campaña Extremadura va a seguir aplicando la llamada regla del 80/20 para considerar a un productor agricultor activo, lo que significa que debe demostrar que al menos el 20% de sus ingresos proceden de su actividad, es decir, que son distintos a los pagos directos de la PAC. La novedad con respecto a años anteriores es que tendrán la consideración de agrarios y sumarán para ese 20%, ingresos que hasta ahora no se contabilizaban, como las indemnizaciones de seguros.

La PAC 2017 incorpora a los cultivos que contabilizan como Superficie de Interés Ecológico (SIE) la colza y el cacahuete. En lo que respecta al pastoreo, se recuerda que debe estar sustentado por un código del Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA) en el mismo término municipal donde se declare la superficie de pastos.

Otras novedades de carácter técnico afectan a la eliminación de determinadas restricciones para los jóvenes y pequeños agricultores.

La nueva convocatoria de la PAC mantiene el límite de 300 euros para poder recibir las ayudas, es decir, que quienes tengan derecho a subvenciones inferiores a esa cantidad quedan excluidos. Por este motivo las organizaciones agrarias recomiendan a quienes se encuentren en esa situación que traspasen sus derechos, ya que de ese modo se evita la pérdida económica y patrimonial.

Dirigentes agrarios extremeños han criticado aspectos de la nueva PAC. El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha dicho que no comparte los cambios en la figura del agricultor activo porque «se flexibiliza demasiado», y su organización apuesta por que cobre «quien haga de verdad agricultura activa, genere riqueza y fije población» en la región.

UPA-UCE Extremadura señala en un comunicado que la PAC no incluye mejoras que ellos vienen demandando, como establecer un «techo de ayudas» que priorice a los agricultores profesionales, implantar «ayudas a las primeras hectáreas», como ocurre en Francia y Alemania, o que los jóvenes tengan prioridad en el acceso a los derechos de la reserva nacional. Apunta además que sigue sin atenderse la reivindicación de los olivareros extremeños de incluir el olivar tradicional y de montaña en las ayudas asociadas a la producción, y tampoco hay una ayuda específica para la dehesa.