Asaja advierte del resultado al aplicar los programas contra la tuberculosis bovina

La organización agraria destacó que en las tres últimas campañas se han multiplicado por cuatro los índices de prevalencia de la enfermedad

EUROPA PRESS MÉRIDA.

Asaja Extremadura advirtió de las consecuencias que está sufriendo el sector ganadero con la aplicación de los programas de erradicación de tuberculosis bovina en España y en Extremadura.

Así, la organización agraria insistió en la inmovilización de las explotaciones positivas y en la ausencia de control poblacional de la fauna cinegética y control sanitario de la misma. De este modo, y con respecto al primer punto, la organización agraria destacó que en las tres últimas campañas se han multiplicado por cuatro los índices de prevalencia de la enfermedad, lo cual ha incidido en el número de explotaciones inmovilizadas. De este modo, como resaltó, inmovilizar una explotación de vacuno positiva supone para el ganadero «cortar de raíz su actividad económica y empresarial en el mejor de los casos al menos seis meses y en el peor llevarlo a la ruina y al cese de su actividad como ganadero».

Ante ello, y «fruto de la presión y negociación» de Asaja Extremadura tanto a nivel del ministerio y de la consejería se consiguió que se pudieran mover los terneros no solo a sacrificio sino también a cebaderos no calificados, ampliándose en el ámbito de la comunidad autónoma de Extremadura este mismo movimiento desde explotaciones TS (con calificación suspendida) a cebaderos no T3 (cebaderos no calificados).

Otro paso que se ha dado en la liberalización de los movimientos es que los animales no resultantes positivos se puedan mover en los 45 días siguientes después de realizar un chequeo bien a matadero o a cebaderos no calificados.

«Este nuevo marco abre una puerta a la situación de inmovilización que hasta ahora han vivido las explotaciones, sin que ello suponga la complacencia de Asaja Extremadura, pues esto ha conllevado a que, sin argumentos ni justificación sanitaria ni de mercado, existan operadores en la cadena de valor del vacuno de carne que se estén aprovechando de esta circunstancia presionando económicamente de los ganaderos», indicó.

Por otro lado, Asaja Extremadura dijo que está en contacto permanente con la consejera del ramo y con el director general de Agricultura y Ganadería, a los que traslada la preocupación y la situación en la que se encuentran los ganaderos de la región. Así se ha conseguido que se baje la interpretación del diagnóstico, pasando de extra-severo (los animales dudosos se marcan todos) a severo, se marcan aquellos animales que presentan un incremento de grosor de piel de piel de cuatro milímetros.

 

Fotos

Vídeos