Hoy

La Seu d'Urgell (Lleida), 19 jun (EFECOM).- El presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha asegurado hoy que la empresa española es capaz de adaptarse a cualquier escenario político, aunque ha dicho que la sociedad "ha de entender que juega con fuego si no hay estabilidad política".

Bonet ha participado esta mañana en una mesa redonda en el XXVI Encuentro Empresarial en el Pirineo, donde ha dicho que la sociedad "tiene que ser más proempresa" y estar a favor de la industria, ya que "el bienestar de las personas depende de las empresas" y eso "no se puede perder de vista".

El directivo se ha mostrado "optimista" sobre el futuro político y económico del país, aunque ha incidido en la necesidad de que se garantice la "estabilidad política y social".

Por su parte, el consejero delegado y vicepresidente de Abertis, Francisco Reynés, ha puesto el foco en la necesidad de que los países ofrezcan seguridad jurídica, es decir, unas "reglas de juego claras".

A la sociedad, Reynés le ha pedido "sinceridad" y que no "denoste y sea tan contraria a la empresa", ya que es la que genera realmente la riqueza que revierte posteriormente en los ciudadanos.

En esta misma mesa redonda ha participado también el consejero delegado y propietario del grupo La Farga, Oriol Guixà, quien ha pedido a la clase política que haya un menor intervencionismo en todos los ámbitos, ya que ello limita la capacidad de crecimiento y desarrollo de las empresas.

En lo que han coincidido los tres directivos es en la necesidad de impulsar la internacionalización de las empresas y en alentar a los jóvenes a formarse y trabajar en otros países.

En este sentido, el consejero delegado de Abertis ha asegurado que en España "hay gente muy preparada", pero que no quiere irse al extranjero, bien porque tiene problemas con el idioma o porque aquí existe un fuerte arraigo al territorio.

Sea por el motivo que sea, ha apuntado Reynés, lo cierto es que en España los jóvenes "están muy poco preparados para coger la maleta e irse", una experiencia que él mismo ha vivido y que ha considerado altamente positiva, ya que "te cambia la forma de ver las cosas", te abre la mentalidad y te facilita el trabajo en equipo.

Oriol Guixà ha ratificado las palabras de Reynés y ha reconocido que tiene "graves dificultades" para conseguir fichar a directivos que estén dispuestos a trabajar en Les Masies de Voltregà, donde La Farga tiene su sede central.