Cómo sobrevive un club modesto como el Valdelacalzada

El pueblo atraviesta una dura crisis económica y lastra también a su equipo de fútbol. Los jugadores no cobran nada

PEDRO ALMENDROLETICIA GALLEGO

Valdelacalzada, una localidad de poco más de 3.000 habitantes, y donde la mayoría de ellos viven de la agricultura, ha tenido siempre una gran pasión: el fútbol. Marcados siempre por sus colores, amarillo y azul, han conseguido mantener la ilusión en este equipo de tercera división que tanta alegría les ha dado.

A pesar de las dificultades por las que atraviesa, ¿cómo logra este conjunto mantenerse en esta categoría?

Con el tiempo, los jugadores han empezado a echar en falta el calor de su pueblo, y cuentan que sin el apoyo de los suyos, les costará mantenerse en tercera división.

Ningún integrante del club, recibe gratificación alguna por jugar en esta categoría y desde la directiva afirman que nunca prometerán un sueldo que no puedan pagar.

"Se ha ido mucha gente de este club porque le han prometido grandes sueldos y no han visto ni un euro", nos cuenta el presidente del CD Valdelacalzada.

Como a cualquier otro equipo, a estos jugadores les gustaría recibir alguna gratificación por jugar en tercera división, pero ellos son conscientes de la situación que vive su localidad y lo único que piden es el apoyo de su afición para poder seguir adelante, y continuar otro año más en esta categoría.

Mas de 3.000 habitantes, 50 años de historia y 10 años en tercera. Valdelacalzada: "¡Vamos mi varita!".