Unas 1.200 personas rechazan el recorte educativo

En Saucedilla, vecinos de seis pueblos se manifiestan en defensa de la escuela rural

REDACCIÓN , M.A.M.
Protesta en Saucedilla | M.A.M./
Protesta en Saucedilla | M.A.M.

Unas 1.200 personas se han manifestado en Mérida en favor de la enseñanza pública y contra el recorte educativo convocados por los cinco sindicatos que integran la plataforma creada en mayo. La protesta arrancó en el puente Lusitania y tardó algo más de una hora en llegar a la plaza de España, punto final de los manifestantes, vestidos con la camiseta verde institucionalizada como símbolo de protesta contra los recortes, centrados en la eliminación de personal docente interino para el próximo curso. A ella se sumaron dirigentes socialistas, locales y regionales y de la agrupación local de IU.

Mientras, en Saucedilla, unas 200 personas recorrieron sus calles para defender la escuela rural y reivindicar una educación pública y de calidad. Eran madres, padres y alumnos del colegio rural agrupado Río Tajo, que engloba a Belvís de Monroy, Las Casas, Romangordo, Toril, Serrejón y Saucedilla. Al frente de ella se situaron alcaldes y ediles de todos los municipios. Todos reclamaron a la Junta una rectificación a su política educativa.

Se inició a las puertas del colegio, con chicos y padres reunidos por pueblos portando pancartas en las que se podía leer 'La educación no es un gasto sino una inversión' o 'Los recortes en educación dañan nuestro futuro', para comenzar después un recorrido que acabó en el Ayuntamiento. La alcaldesa de Serrejón, Nélida Martín, recordó que uno de los grandes logros ha sido la universalización de la educación y una escuela pública de calidad. «La educación no es un privilegio de unos pocos sino un derecho de todos», resumió.