El no de la refinería, otro varapalo más

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente comunicó ayer a la Junta de Extremadura que el proyecto de Gallardo es "medioambientalmente inviable"

LUIS EXPÓSITO

Si será o no el golpe definitivo solo lo dirá el tiempo, pero lo que está claro es que el rechazo de ayer del Ministerio de Medio Ambiente a la Refinería Balboa es un golpe, otro más, en la línea de flotación del grupo empresarial.

Fuentes conocedoras del estado de la compañía aseguran que la refinería era el as que el empresario jerezano guardaba en la manga. Un proyecto de esta envergadura con todos los permisos favorables vale mucho dinero, precisamente el que Gallardo necesita para salir de su apurada situación económica.

La crisis ha pegado de pleno en el grueso de las actividades del grupo, de forma que la caída de las ventas de corrugados de acero y de cemento ha sido brutal. Ya en septiembre de 2008, el entonces consejero delegado del grupo, Juan Sillero, avanzó que podían verse obligados a despedir a trabajadores si no se reducían las tarifas eléctricas.

En abril del año siguiente se anunció un acuerdo con los 146 trabajadores de una de sus empresas, Alfonso Gallardo S. A., para llevar a cabo un ERE suspensivo. Quince días después anunció que hacía lo mismo con el 20% (210 trabajadores) de su empresa más importante, Siderúrgica Balboa.

Cuando en mayo de 2010 se negociaba la prórroga de este expediente se presentó otro en mayo, que al final se sustanció en 150 despidos.

El pasado 1 de febrero Gallardo vendió a la multinacional brasileña CSN la acería alemana de Thüringen, la joya de la corona de su conglomerado empresarial. La operación se cerró después de muchos tiras y aflojas, en los que durante también estuvieron en venta otras tres industrias.

Previamente se había sabido que Juan Sillero, la mano derecha de Gallardo durante dos décadas, había abandonado el grupo. Lo mismo había hecho poco antes Juan Luis López Cardenete, un ex alto directivo de Unión Fenosa que el industrial jerezano se había traído en febrero de 2011 para enderezar la empresa.

Fuentes de la empresa eludieron ayer valorar la decisión de Arias Cañete debido a que no tenían notificación oficial de ella.