Telemérida, un canal a cuenta del Ayuntamiento de Pedro Acedo

El 95,5% de sus ingresos eran del Consistorio y la Empresa Municipal de Transportes

A. CID DE RIVERA
El exalcalde Pedro Acedo, cuando era regidor de Mérida, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento.|HOY/
El exalcalde Pedro Acedo, cuando era regidor de Mérida, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento.|HOY

Hace dos meses volvió a ser noticia en Mérida el exalcalde Pedro Acedo. No tanto por su candidatura por el PP a la Alcaldía de la ciudad como por las acusaciones vertidas por el concejal socialista Roberto Olivera de que el ex primer edil emeritense «se enriqueció personalmente durante sus 12 años de gobierno». La denuncia acabó en el juzgado con la presentación de una querella criminal por calumnias: Acedo dijo que no estaba dispuesto a consentir que se levanten lo que entiende que son falsedades acerca de su gestión.

Sin embargo, Olivera convocó hace dos semanas a todos los medios de comunicación para hacer pública la reclamación presentada por el Ministerio de Economía y Hacienda contra el Ayuntamiento emeritense por el gasto irregular detectado en el proyecto Lusitania Cultural. Fue financiado por los Fondos Interreg entre 2000 y 2006 y gestionado por una empresa de Badajoz llamada Culturex.

Esta firma se creó días antes de la salida a concurso del proyecto y se quedó con la adjudicación, para cesar sus actividades y extinguirse nada más acabar el contrato.

El Ministerio de Hacienda reclama ahora al Consistorio 141.020 euros, cantidad que obedece a varias incidencias, pero principalmente a un contrato de promoción y difusión por algo más de 153.000 euros. Según Olivera, Culturex gastaba la mayor parte del dinero dedicado a publicidad en dos medios de comunicación locales que hoy día ya no existen: una televisión local, Telemérida, y un semanario de prensa escrita, La Capital.

Según el concejal, estos dos medios estaban ligados de una u otra forma con el anterior alcalde, una afirmación que no resultó extraña ni recibió contestación. Y es que siempre que salen a colación Telemérida o La Capital en la ciudad, se da por sentado que existe un vínculo con el anterior alcalde.

Lo cierto es que, con independencia de su línea editorial, totalmente a favor de los intereses del exalcalde popular y su gobierno, ambas empresas fueron contratadas en multitud de ocasiones por el Consistorio a lo largo de la pasada legislatura.

Si se cotejan los datos oficiales de la contabilidad municipal, se aprecia que entre enero de 2002 y junio de 2007 salieron de las arcas municipales 768.000 euros con destino a estas empresas, aunque en la contabilidad municipal de 2009, ya con el socialista Ángel Calle en el Ayuntamiento, hubo que abonar otros 69.000 euros extras adeudados de la etapa anterior, 63.000 en facturas y otros 6.000 en intereses de demora.

Ambas empresas eran distintas (Telemérida era una sociedad anónima y La Capital una sociedad limitada), pero todas las facturas se emitían con el CIF de Telemérida, algo que puede apreciarse cotejando la información contable del Ayuntamiento emeritense.

Según los documentos a los que ha tenido acceso HOY, a las cantidades de dinero gastadas por el Consistorio hay que sumar los ingresos llegados desde la empresa ahora objeto de polémica, Culturex, y también los nada despreciables recursos obtenidos con otro cliente público: la Empresa Municipal de Transportes Urbanos de Mérida.

En el proceso judicial abierto a finales de 2007 contra el gerente de esta empresa municipal, acusado de un presunto delito de falsedad documental y malversación de caudales públicos, quedó demostrado que, entre 2003 y 2006, salieron de las cuentas de la empresa 234.494 euros con destino a Telemérida.

En la auditoría realizada posteriormente quedó reflejado que todo este dinero se abonaba en concepto de publicidad tanto en televisión como en prensa, aunque en todos los casos facturaba el CIF de Telemérida, un hecho denunciado por la asesoría jurídica del Ayuntamiento emeritense durante el desarrollo de la instrucción judicial.

Tras el análisis de la documentación aportada y a la que ha tenido acceso este periódico, destaca el contrato global firmado en enero de 2005 por valor de 60.000 euros más IVA para todo el ejercicio. El acuerdo fijaba el pago de 5.000 euros al mes por la realización de 300 anuncios en 30 días, 10 spot por día durante todo un año, un fijo muy importante para tan modesta empresa, de apenas 5 o 6 empleados. En 2003 se abonaron 49.000 euros por distintos servicios; en 2004, 50.700 euros; y en 2006, 65.000 euros.

Existen facturas de 3.846 euros por un publirreportaje de la línea especial de autobús al Lago de Proserpina o de 6.803 euros por publirreportajes de autobuses especiales a la feria de Mérida. Hay que tener en cuenta que la empresa municipal de transportes de Mérida viene arrojando año a año pérdidas superiores al millón de euros que deben ser cubiertas por las arcas municipales para garantizar su estabilidad financiera.

La totalidad

En total, tanto el Ayuntamiento de Mérida como la Empresa Municipal de Transportes abonaron a Telemérida 1.071.000 euros en los ejercicios que van de 2002 a 2007, cifra nada despreciable si se analizan las cuentas depositadas por la empresa en el Registro Mercantil de Badajoz. En ellas se observa que en los ejercicios que van de 2003 a 2007, los últimos cinco disponibles para cualquier interesado, la empresa justificó ingresos por valor de 966.698 euros.

Comparando los pagos del Ayuntamiento y de la Empresa Municipal de Transportes con los ingresos totales percibidos se puede concluir que Telemérida era sostenida por estos dos pagadores en un 95,5%. Es decir, que de cada 1.000 euros ingresados en caja, 950 provenían de estos dos únicos clientes.

La primera empresa, La Capital, se fundó en 1998 bajo la denominación de Compañía Extremeña de Medios de Comunicación SL. Detrás estaban Gonzalo García de Blanes, Gloria Constantino y Angel Valadés, locutor y director durante varios años de la emisora de radio municipal.

Más tarde, tras las elecciones de 1999, los dos primeros fueron elegidos concejales al ir en la lista de Pedro Acedo. En consecuencia, los tres vendieron sus participaciones a Sonia Ingelmo Navarrete, hija de Laureano Ingelmo Hierro, presidente de APYME (Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mérida). Así operó varios años, bajo la dirección de David Vigario Diestro, entonces compañero sentimental de Gloria Constantino y más tarde su esposo.

En julio de 1999 se cambió el objeto social de la compañía, habilitándola para la gestión indirecta de televisión local por ondas terrestres. Sin embargo, en 2001 se fundó otra sociedad, Telemérida SA, empresa que, en realidad, fue la que puso en marcha el canal de televisión local en la ciudad. Auspiciada y promovida desde APYME, Ángel Acedo, hermano del alcalde, era secretario y vicepresidente primero de dicha asociación.

En el Registro Mercantil figuran como fundadores y únicos accionistas de Telemérida SA Antonia Morales Corbacho, Francisco Pajuelo Benítez, Fernando Vigueras Moreno y Alberto Vigario Diestro, hermano este último de quien se puso también como director.

Todos aportaron un capital social de 60.000 euros, 15.000 euros cada uno, y nombraron a Antonia Morales Corbacho administradora única. Así operó seis años. Ingresó grandes sumas de dinero hasta que en julio de 2007, ya con el PSOE en el Ayuntamiento, cesaron todos los contratos. APYME se hizo cargo del canal y se puso a Laureano Ingelmo Hierro, el presidente de la asociación, como administrador único.

Hace año y medio, en julio de 2009, Pedro Acedo Cañamero, hijo del exalcalde, fue nombrado administrador único de la sociedad porque era secretario general de APYME. Permaneció en el cargo menos de tres meses, hasta octubre de ese mismo año. En la actualidad no figura en el registro quién se encuentra al frente de la sociedad, si bien la empresa permanece sin actividad.

Telemérida concurrió al concurso para la gestión para un canal de Televisión Digital Terrestre (TDT) en el ámbito de la comarca de Mérida, pero no le fue concedido por la administración regional, por lo que se vio obligada a cesar sus emisiones en marzo del año pasado.

Vinculaciones

A la vista de los documentos oficiales manejados por HOY, no se puede demostrar que Pedro Acedo haya tenido intereses ecnómicos en Telemérida, aunque durante parte de su segundo mandanto y, sobre todo, durante el tercero, se realizaran grandes inversiones en este medio de comunicación.

Sin embargo, no es lógico que quien era su teniente de alcalde de Hacienda, Gloria Constantino, fuera la que diera el visto bueno a las facturas aportadas por una empresa cuyo director era su compañero sentimental primero y marido después._Además, hay que tener en cuenta que en el accionariado de la empresa figuraba su cuñado con un 25% de las participaciones.

En la contabilidad oficial del Ayuntamiento pueden verse pagos firmados por Constantino siempre en el límite de los 12.000 euros, cantidad máxima permitida hasta 2007 para adjudicar directamente un servicio sin publicidad ni concurso.

Telemérida estaba ubicada en un piso de la calle Santa Eulalia nº 16, pared con pared con el bufete Acedo abogados, del que es miembro y cabeza visible el hermano del alcalde, Ángel Acedo.

En agosto de 2004, Telemérida y el propio Ángel Acedo fueron objeto de un escándalo cuya repercusión alcanzó el ámbito nacional. La difusión ilegal de unas imágenes íntimas donde aparecía la concejala de Hacienda, Gloria Constantino, y una colaboradora de la televisión local fueron robadas del ordenador personal de Ángel Acedo.

Tras la denuncia de este ante el grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil, se realizó la oportuna investigación. Según la información obtenida por HOY, se concluyó que tanto el bufete de agobados de Acedo como Telemérida operaban incluso con la misma red informática, teniendo acceso todos ellos a los ordenadores del resto y dando a entender una relación de facto, aunque ambas empresas pertenecieran a personas distintas.

La investigación terminó con la detención de un técnico informático y su posterior ingreso en prisión. En su declaración ante la Guardia Civil se puede leer que desde hacía ocho años «estaba contratado por Ángel Acedo para llevar el mantenimiento informático de su despacho de abogados, Telemérida, APYME, Fotoplus, Culturex, la empresa de publicidad Abarka, su domicilio particular y el del propio alcalde, Pedro Acedo».

En la rumorología local siempre ha salido a colación la vinculación de Ángel Acedo con todo lo que tenía que ver con Telemérida. De hecho, según la documentación obtenida por HOY, el presupuesto pro-forma que se realizó para la puesta en marcha de la televisión por una empresa especializada se le remitió a él a fin de que diera el visto bueno.

Sin embargo, Pedro Acedo niega siempre esta vinculación directa. El exalcalde ha dicho a HOY_que su hermano nunca ha tenido cargo alguno en el partido e incluso se ha desafiliado del PP. En su opinión, sus negocios no tienen nada que ver con él, si bien reconoce que Telemérida estaba vinculada a APYME y su hermano formaba parte de su dirección.

Pedro Acedo

Pedro Acedo ha señalado a HOY que todo lo realizado durante su mandato es legal. Todas las cifras, tanto de la empresa municipal de transportes como del propio Ayuntamiento, han sido auditadas por el Tribunal de Cuentas. Es más, en su momento se pidió un informe de legalidad sobre los contratos suscritos con Telemérida a los abogados del Ayuntamiento y estos lo suscribieron. El exalcalde ha declarado que los gastos de la empresa pública de transportes han sido supervisados por su consejo de administración y de él formaban parte concejales del PSOE. Sin embargo, la mayoría la ostentaba el PP y su presidente era el concejal de Transportes.

En lo referente a los gastos del propio Ayuntamiento, Acedo señala que se contrató en razón a las tarifas que facilitaba Telemérida, siempre teniendo en cuenta que se ofrecía un servicio a los ciudadanos. El exalcalde hace hincapié en el alcance de este medio de comunicación, de ámbito comarcal, y en el hecho de que se contrataban bastantes retransmisiones en directo. En su opinión, si se junta el dinero en su totalidad puede parecer mucho, pero si se analiza ejercicio a ejercicio no es tanto. «Eran precios de mercado, no era nada caro en su momento y para Mérida esta tele fue muy importante (...) y la concejala firmaba lo que previamente el técnico le había dado el visto bueno».

Acedo no tiene inconveniente en decir que Telemérida «tiraba para el PP», pero de igual modo asegura que hay otros medios que lo hacen para el PSOE. En su opinión, salvo las retransmisiones en directo, que se contrataban con Telemérida, se gastaban cantidades similares en la otra televisión local que operaba en su momento, de nombre Emérita TV.

Ángel Acedo no ha podido ser consultado para esta información al encontrarse en el extranjero.