Problemas para recibir la TDT

Afecta también a varios pueblos del entorno que reciben la señal desde el mismo poste. Un cambio de potencia en el repetidor de Montánchez impide ver algunos canales en la ciudad

ANTONIO GILGADOBADAJOZ
Un operario instala una antena de Televisión Digital Terrestre en una azotea de Badajoz. ::
 J. V. ARNELAS/
Un operario instala una antena de Televisión Digital Terrestre en una azotea de Badajoz. :: J. V. ARNELAS

La TDT no termina de despegar. A poco más de un mes para el apagón analógico definitivo del 3 de abril, los problemas con la invasión de la señal portuguesa no se han solucionado y muchos hogares de Badajoz sufren todavía cortes de emisión.

El foco de la incidencia se encuentra en el repetidor de televisión de Montánchez, que sufre lo que los técnicos denominan «desbordamiento de la señal».

El incidente se debe a que la frecuencia múltiple necesaria para sintonizar la nueva televisión se emite desde este poste y se solapa con la que sale desde un repetidor portugués cercano. Los portugueses también iniciarán en breve el traslado a la Televisión Digital Terrestre y han reclamado parte de la frecuencia que 'invadía' el poste extremeño.

Para evitar ese desbordamiento y devolver a los vecinos lusos parte del espacio radioeléctrico ocupado se ha reducido la potencia desde la sierra cacereña.

Pero en términos coloquiales se puede decir que se ha vestido un santo para desvestir otro. Se soluciona el problema con los portugueses, pero ahora la TDT llega con más problemas a varias zonas de Badajoz. Las Vaguadas, el Cerro Gordo, San Roque y algunas calles de Valdepasillas tienen problemas de recepción desde el mes pasado.

Algunos pueblos del entorno de la capital también sufren el recorte. La situación varía en función del margen de señal que se pierde en cada caso y de la orientación con respecto a Montánchez.

Más fácil ha sido el salto a la televisión digital para los hogares con antenas orientadas al receptor de La Luneta, en el Progreso. En este caso no se produce ninguna interferencia y llega sin problemas.

El incidente afecta, sobre todo, al canal 67, en el que se pueden ver los paquetes de la Sexta, Cuatro, CNN+ y los Cuarenta Latino.

Los antenistas e instaladores utilizan la escala BER para comprobar la calidad de la señal de la TDT. En condiciones normales cualquier receptor debe acercarse a niveles del 90%. Pero en zonas como Las Vaguadas o Jardines de Valverde, ahora, con este recorte, quedan muy lejos de los niveles normales: las mediciones de los antenistas en ese sitúan en torno al 50% de la escala BER. Este margen tan bajo sólo se solventa si los hogares disponen de un receptor de alta sensibilidad que permita recoger la señal con tan poca fuerza.

El problema es que la mayoría de los receptores que se instalan no cuentan con esta capacidad, así que la mayor parte de los hogares con niveles de BER bajos pierden la señal antes de llegar a sus televisores.

Juan José conoce de cerca algunos de los inconvenientes que ha acarreado el repetidor de Montáncehz. Trabaja como antenista en Badajoz y desde el pasado mes de diciembre empezó a recibir llamadas de presidentes y administradores de comunidades de vecinos con problemas a la hora de recibir la TDT.

Ha comprobado con sus propios medios como la señal que llega ahora desde Montánchez se ha reducido «muchísimo». La solución que aporta Juan José a los clientes es orientar las antenas hacia La Luneta para que vuelvan a tener niveles óptimos de señal. Pero esta opción no se puede aplicar en todos los casos porque la situación geográfica hace imposible muchas veces recibir las emisiones desde El Progreso.

Conocido

El desbordamiento técnico del poste de Montánchez no es nuevo. Los responsables públicos de poner en marcha la Televisión Digital Terrestre lo conocen. José Antonio Quintela, director de la Oficina de Transición a la TDT del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, reconoció esta incidencia el pasado 26 de enero en Badajoz.

Jaime Gragera, director general de Administración Electrónica de la Junta de Extremadura explicó ese mismo día que la situación se había solucionado con una rebaja en el nivel de potencia del canal para facilitar las cosas al vecino luso.

Ambos admitieron que se han producido también «episodios de pérdida de calidad» por averías que calificaron de «puntuales» y subrayaron que, en la mayoría de los casos, afectan a particulares y no a poblaciones. Para estos supuestos, Gragera anunció que la Junta cuenta con un presupuesto para solventar dichas incidencias vía satélite, que se estudiarán y se solucionarán individualmente.

El recorte también afecta a varios pueblos de Cáceres, que reciben la señal de Montánchez y a la capital cacereña, donde antes de Navidad se repetían las quejas de los vecinos. La empresa encargada de garantizar la señal de TDT a través de Montánchez es Abertis y tiene un teléfono para avisar averías (902 502 222).