Ocho años de prisión por la difusión de fotos íntimas

El informático David Crejo deberá abonar además 320.000 euros a los tres perjudicados

REDACCIÓN | MÉRIDA
Mª del Mar Pérez de las Heras, a su llegada a testificar en el Juzgado de lo Penal | HOY/
Mª del Mar Pérez de las Heras, a su llegada a testificar en el Juzgado de lo Penal | HOY

Ocho años de cárcel por la difusión de fotos íntimas de conocidas personas de Mérida en el verano de 2004. El juzgado de lo Penal número 2 de la capital autonómica ha condenado a David Crejo a cinco años de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos y a tres años más por otro delito de descubrimiento de secretos. La sentencia aún no es firme y cabe recurso ante la Audiencia Provincial.

Junto a esto, en concepto de responsabilidad civil se condena a David Crejo, y de forma subsidiaria a la empresa Grupo Informático Mérida S. L., a abonar 120.000 euros a la procuradora María del Mar Pérez de las Heras, 100.000 euros a la ex concejala Gloria Constantino y otros 100.000 euros al abogado Ángel Acedo, hermano del ex alcalde Pedro Acedo. También se impone al acusado las costas del proceso.

El fallo, que ha sido notificado hoy, considera hechos probados que David Crejo accedió entre los días 14 y 15 de julio de 2004 al ordenador personal de Ángel Acedo. Para eso, empleó las claves y contraseñas de las que tenía conocimiento como empleado de la empresa Grupo Informático Mérida, encargada del mantenimiento de los equipos informáticos del bufete del abogado. Acto seguido, visionó sin autorización varias fotografías de explícito contenido sexual en las que aparecían Mar Pérez de las Heras, Ángel Acedo y Gloria Constantino.

A continuación procedió a la grabación de las mismas en soporte informático, y una vez en su domicilio, en hora no determinada del día 29 de julio de 2004, desde su ordenador personal, y con ánimo de menoscabar la imagen pública de las personas que aparecían en las fotografías, procedió a difundirlas a través de la página de Internet www.iespana.es/unsueno. Al mismo tiempo, envió correos electrónicos masivos con las citadas imágenes a empresas y entidades de la ciudad, lo que motivó una enorme repercusión pública.

El juzgado declara probado que, una vez denunciados los hechos e iniciadas por Ángel Acedo las actuaciones tendentes a evitar la difusión de las fotografías y a identificar a su responsable, el acusado accedió al ordenador personal del abogado y desde su domicilio y por un periodo de tiempo no exactamente determinado, pero comprendido entre los meses de agosto y septiembre de 2004, interceptó hasta un total de 48 mensajes de su correo electrónico.