Un obispo controvertido

El nuevo pastor concita el rechazo de la mayoría de los curas de su demarcación por su pensamiento tradicionalista José Ignacio Munilla, un prelado conservador, llega a Guipúzcoa, una diócesis progresista y nacionalista

A. GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.
El nuevo obispo de San Sebastián, en la misa de ayer en la catedral. ::
                            
                            R. C./
El nuevo obispo de San Sebastián, en la misa de ayer en la catedral. :: R. C.

José Ignacio Munilla Aguirre llega a San Sebastián de la mano de la corriente más conservadora de la Conferencia Episcopal, en la que es el responsable del Departamento de Pastoral Juvenil. Al nuevo prelado guipuzcoano se le ha bautizado ya como «el obispo mediático» por su habitual presencia en los medios de comunicación con controvertidas declaraciones. Las últimas hacían referencia a la Ley del Aborto. Entre sus consideraciones estaba que los que aprueben la interrupción del embarazo están en situación objetiva de complicidad de asesinato.

Nacido el 13 de noviembre de 1961 en San Sebastián, se convirtió en 2006 en el prelado más joven de España. Ayer, a los 48 años, se hizo con al Obispado de San Sebastián, una de las plazas episcopales más difíciles, dada la personalidad de la diócesis, progresista en el ámbito de lo social y cercana al nacionalismo en sus posiciones políticas.

La promoción de Munilla ha sido meteórica. Religioso atípico y con pocos complejos, no ha rehuido la presencia en la calle y siempre ha mantenido un discurso público sobre los temas de la actualidad sociorreligiosa. Su pensamiento conservador le ha proporcionado una gran cercanía al cardenal Rouco Varela.

Su nombramiento como obispo de Palencia en junio de 2006 provocó sorpresa en la diócesis vasca, ya que José Ignacio Munilla actuaba de una manera muy independiente del plan pastoral diocesano. Los más próximos al religioso donostiarra siempre han pensado que su llegada al tranquilo obispado de Palencia estaba pensada como entrenamiento para coger experiencia y volver a Guipúzcoa, como así ha sido.

Él mismo relató en una entrevista que creció en una familia estable del barrio de Intxaurrondo, siempre en San Sebastián, con el trabajo en una huerta familiar. Los veranos los pasaba en el caserío de su madre en Aizarna, en la Guipúzcoa profunda, junto a sus dos hermanos. Sus primeros estudios los cursó, desde parvulitos hasta COU, en el Colegio de los Hermanos Corazonistas de Mundaiz.

Paso por Zumárraga

Munilla inició su preparación al sacerdocio en el Seminario de la Archidiócesis de Toledo y concluyó su itinerario en el Seminario Diocesano de San Sebastián. Fue ordenado presbítero un 29 de junio de 1986. Su primer destino fue la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Zumárraga, donde sirvió como coadjutor hasta que fue nombrado párroco de la iglesia de El Salvador en el mismo municipio el 16 de julio de 1990, una función que desempeñó durante 16 años. En ese periodo realizó los estudios de Teología Espiritual en Burgos. El 10 de septiembre de 2006 recibió la consagración episcopal como obispo de Palencia.

Domina el euskera, tiene fama de ser un gran trabajador y le gusta escribir cartas sobre la actualidad eclesial y social, ante la que se pronuncia sin pelos en la lengua. Habitual de los medios de comunicación, Munilla es conocido por sus artículos referidos a cuestiones sociales que afectan a la fe católica y ha tenido un programa de comentario del Catecismo en Radio María, emisora de corte muy conservador, sus críticos dicen que integrista, que dirige en España su hermano Esteban.

Munilla no es ajeno a las nuevas tecnologías. Mantiene abierto un 'blog' personal, 'enticonfio.org', donde se pueden leer artículos, que denomina «dominicales», con títulos como 'El aborto tiene muchos cómplices', 'Crisis económica o crisis moral' o 'Todo «por» la familia no «a costa de» la familia'. Además, en YouTube hay colgados varios vídeos en los que es el protagonista.

Montañero aficionado, seguidor de la moderna melódica y también del grupo de rock irlandés U2, de joven fue portero de balonmano, y cuando se le pregunta por el fútbol, confiesa que lo detesta.

Su nombramiento fue muy contestado por el clero guipuzcoano, en su mayoría nacionalista. El 77% de los curas de la dóciesis suscribió un documento de rechazo a su designación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos