Berzocana recibirá a miles de peregrinos

Se conmemoran los 400 años de la capilla que se levantó en honor a San Fulgencio y Santa Florentina, cuyos restos se encontraron en las cercanías de la villa La población de las Villuercas celebra el primer Año Jubilar de la Diócesis de Plasencia

MIGUEL ÁNGEL MARCOSBERZOCANA.
El Mayordomo de la Cofradía de los santos abre el sarcófago que contiene los restos de San Fulgencio y Santa Florentina. ::                             MAM/
El Mayordomo de la Cofradía de los santos abre el sarcófago que contiene los restos de San Fulgencio y Santa Florentina. :: MAM

Un pequeño pueblo de la comarca de las Villuercas rodeado de sierras, Berzocana, tiene el honor de celebrar el primer Año Jubilar de la Diócesis de Plasencia y uno de los primeros de la iglesia extremeña. Una oportunidad para que los cristianos alcancen indulgencia plenaria, pero, sobre todo, para que Berzocana se conozca a sí misma y se dé a conocer. Y parece que lo está consiguiendo, puesto que sólo en el mes de noviembre más de 800 personas han visitado el municipio con motivo de ese Año Jubilar. Como apunta el alcalde, Paulino Tejero, el turismo rural mueve a mucha gente, pero aún más el turismo religioso.

Dos santos, San Fulgencio y Santa Florentina, están en el origen de este Año Jubilar y de una curiosa disputa histórica entre la población cacereña y Cartagena. Allí, a orillas del Mediterráneo, nacieron los santos, que eran hermanos de San Leandro y San Isidoro y cuñados del Rey Leovigildo, según apunta Florencio Álvarez, Mayordomo de la Cofradía de los santos, colaborador de HOY y estudioso de la historia local. Los dos, Fulgencio y Florentina, fueron desterrados a Sevilla por Leovigildo al no profesar la religión arriana, ya que eran cristianos. En la capital andaluza permanecieron hasta que Recaredo sucede a Leovigildo tras su muerte y levantó el castigo a sus tíos, a los que además otorgó cargos importantes. A Leandro le nombró obispo de Sevilla; a Fulgencio de Écija, Cartagena y Túnez y a Florentina abadesa del monasterio de Nuestra Señora del Valle en Écija.

A su muerte, continúa explicando, fueron enterrados en la iglesia de San Juan de la Palma, en Sevilla. Al producirse la invasión musulmana en el 711, los clérigos sevillanos huyeron con las reliquias por la Vía de la Plata para evitar que fuesen profanadas, depositándolas junto a Berzocana, en un sitio muy agreste. Estuvieron varios siglos enterradas hasta que un labrador descubrió el sarcófago en 1223 y lo depositó junto al altar mayor de la iglesia. Cartagena se enteró de ese hallazgo y emprendió una batalla judicial para recuperar los restos, en la que intervino el propio rey Felipe II, que mandó un enviado especial (el prior de Guadalupe en la época, Fray Gabriel de Talavera) para comprobar si las reliquias eran auténticas y si se les daba el culto debido, como así confirmó. Entonces el pueblo decidió levantar una capilla en honor de los santos, que se inauguró el 3 de octubre de 1610.

Los 400 años de esa capilla es lo que ahora se conmemora y la razón del Año Jubilar, que el Ayuntamiento y el Mayordomo plantearon al Obispo, que acogió con entusiasmo y trasladó a la Conferencia Episcopal. Ésta, a su vez, a Roma, que dio el visto bueno. Es el primer Jubilar de la Diócesis de Plasencia.

Una oportunidad histórica

Pero realmente, ¿en qué consiste un Año Jubilar?. «Es un año de reconciliación con Dios, de penitencia, de extender el evangelio... De unirnos más los cristianos. Una gracia que concede la Santa Sede a todos aquellos que peregrinan hacia estos templos, lo mismo que se hace a Santiago de Compostela o Guadalupe», explica Florencio Álvarez.

Aunque en este caso supone mucho más al tratarse de una población pequeña, de unos 500 habitantes, que no ha vivido nunca un acontecimiento como éste. De ahí que el Ayuntamiento lo considere «una oportunidad histórica. Todos tenemos la conciencia que de lo que hagamos este año va a depender el futuro del pueblo a medio plazo», explica Miguel Urbina, concejal de Turismo. «Ha empezado hace poco, a primeros de octubre, y ya se nota la afluencia de personas aún en los peores meses, de frío y lluvia. No dejan de acercarse todas las semanas dos o tres autobuses con gentes de todas partes que vienen a visitar a los santos y a recibir el jubileo. Es una oportunidad para dar un salto, para conocernos a nosotros mismos, realzar nuestros valores y darnos a conocer».

Así parecen haberlo entendido los vecinos, que según Urbina se han volcado en la iniciativa como voluntarios. Unos atendiendo la oficina del peregrino. Otros ayudando en las celebraciones, «que se envuelven de una pompa y un realce importante». También se ha volcado la comisión del Año Jubilar, que forman el Obispado, la Cofradía y el Ayuntamiento, y que hasta ahora se ha dedicado, fundamentalmente, a generar material bibliográfico y documental de toda la cultura que se extiende alrededor de los santos. Se han hecho una página web con abundante documentación, fotografías de calidad, calendarios, un cómic sobre la historia de las reliquias que se presentará a mediados de enero o un libro que saldrá en marzo.

De forma paralela se realizarán numerosas actividades culturales, como conferencias, teatro o música, en torno a las festividades de los santos, que son cuatro a lo largo del año: San Fulgencio (16 de enero, patrón de Berzocana y de la Diócesis), Santa Florentina (14 de marzo), el Ramo o la Traslación (penúltimo domingo de agosto) y la Aparición (26 de octubre).

Además han creado una Carta del Peregrino, la 'fulgentina'; una oficina que ofrece todo tipo de objetos relacionados con Berzocana y los santos, y hasta un albergue para grupos grandes, de 40 o 50 personas, que están construyendo en una vieja ermita y que esperan tener terminado en primavera. Entonces creen que se reactivarán las visitas con motivo del Año Jubilar, que se prolongará hasta el 26 de octubre del 2010. De hecho la Diócesis de Plasencia empezará a ir por parroquias. Los participantes en esos viajes se unirán a los cerca de 1.000 peregrinos que ya han visitado Berzocana, procedentes, sobre todo, de la provincia de Badajoz. Tampoco faltarán de Cartagena o Écija, las otras 'patrias' de los santos.

Fotos

Vídeos