Se quitarán los depósitos de las comunidades de vecinos

M. Á. M.MÉRIDA.

Antes de instalar los contenedores por las principales calles de la ciudad, la empresa emeritense Rograsa ya los tenía ubicados en las comunidades de vecinos. Es aquí donde, hasta el pasado mes de septiembre, se recogía la totalidad del aceite usado que se desecha en las cocinas de Mérida. Pero hasta que no se haya colocado el último contenedor en las calles de la ciudad no desaparecerán los que ahora están en las comunidades de vecinos. O al menos esa es la tendencia que pretende seguir la empresa. Son útiles. Solamente hay que fijarse en el dato de que, en tan sólo el último mes, se ha recogido un total de 30.000 litros de aceite procedente de las comunidades de vecinos. En la actualidad hay repartidos por Mérida 3.500 recipientes de este tipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos