La lluvia inunda pisos y calles en varios barrios

A.J.A.CÁCERES.

Se repitió lo de otras tantas veces. Cada vez que llueve, Cáceres lo padece. Los Bomberos miran al cielo, comprueban que hay precipitaciones -ni siquiera hace falta que sean intensas- y se preparan para trabajar. Sucedió el domingo, cuando las lluvias les obligaron a ellos y también a la Policía Local a desplazarse a distintos puntos de la ciudad para atender inundaciones en pisos y calles.

Entre otros lugares, acudieron a la calle Cristu Benditu (en Las Trescientas), donde a un vecino se le estaba llenando la casa de agua; a la calle Valdés (que comunica General Margallo y la plaza de la Concepción), donde se atascó una alcantarilla, y a Germán Sellers de Paz (Aldea Moret), con el mismo problema. También fueron a la calle Ecuador (en Llopis Ivorra, paralela a la avenida de Cervantes), donde había un cable de electricidad que soltaba chispas. Todas las incidencias se solventaron sin mayores complicaciones, asegura la Policía Local.

Al margen de estas actuaciones, los agentes tuvieron que intervenir la madrugada del sábado al domingo, a las 4.00 horas, en la plaza de Hernán Cortés. Tras un accidente de tráfico, el conductor y tres amigos se pelearon con otras dos personas.