El cubo de Biblioteconomía tendrá que ser derribado

El Tribunal Supremo confirma la sentencia del año 2003, que manda restituir la legalidad en el interior de la Alcazaba El alto órgano judicial estima que el Consistorio pacense modificó el Plan General para «esquivar» la demolición

ROCÍO ROMEROBADAJOZ
El cubo, situado al lado de la torre de Espantaperros, en el interior de la Alcazaba. / HOY/
El cubo, situado al lado de la torre de Espantaperros, en el interior de la Alcazaba. / HOY

Será derribado. El Tribunal Supremo ha dictaminado que no existen impedimentos legales para que el cubo de Biblioteconomía desaparezca del horizonte de la Plaza Alta y del recinto de la Alcazaba.

Ya no caben más recursos. De esta forma, termina el proceso judicial y una polémica que ha durado nueve años entre la asociación conservacionista Amigos de Badajoz, el Ayuntamiento y la Junta de Extremadura. La primera denunció que el edificio atentaba contra el patrimonio de la ciudad, a pesar de lo cual el Ayuntamiento otorgó los permisos para su construcción y la Junta de Extremadura siguió adelante con el proyecto, que después entregó a la Universidad.

La decisión judicial manda restablecer el estado original de las edificaciones en el interior de La Alcazaba. Ello incluye el derribo del aulario, el rebaje en 1,35 metros de la cubierta del Hospital Militar y la demolición en sí del cubo. Este último edificio está dividido en cuatro plantas y alberga un salón de actos y despachos para profesores.

El nuevo fallo responde al recurso interpuesto por la asociación ante el Tribunal Supremo contra el auto del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEX), de abril de 2008, en la que decidía parar la ejecución de la sentencia dictada en 2003, corroborada por el Supremo en 2006 y mandada a ejecutar por el TSJEX en 2007. Es decir, que el Supremo considera la inexistencia de imposibilidades legales para ejecutar la primera sentencia del año 2003, que mandaba restituir la legalidad en el recinto árabe.

Ordenamiento

En el momento en que el Ayuntamiento concedió los permisos para su construcción, este proyecto no se acogía al ordenamiento urbanístico de aquel entonces.

De hecho, el Alto Tribunal considera probado que el Ayuntamiento de Badajoz aprobó «la variación del Plan General con el objeto de impedir que la sentencia se cumpliera en sus propios términos». El Tribunal añade que el PGM «se concreta cuando ya se ha dictado la sentencia que se pretende ejecutar, el 24 de febrero de 2003, lo que pone de manifiesto que la secuencia de los hechos avala que la modificación del planeamiento tenía por finalidad esquivar el cumplimiento de la sentencia en sus propios términos». Por todo ello, el Tribunal falla que «no concurre imposibilidad legal de ejecutarla».

Interés público

La decisión judicial también hace referencia a que su ejecución atiende al interés público esencial y profundiza que «el ejercicio de las potestades administrativas en el orden urbanístico ha de responder a las exigencias propias del interés general, entre las que no se encuentra desde luego burlar lo acordado en sentencia judicial firme».

Representantes de la asociación se reunieron en la tarde de ayer con miembros del Gobierno local. En el encuentro comprobaron la buena disposición del Ayuntamiento a cumplir la decisión del Alto Tribunal en un breve periodo de tiempo.

Esta sentencia es ejecutoria y será este mismo órgano judicial el que se dirija al TSJEX, que es el órgano juzgador anterior. Éste último es quien requerirá a la parte demandada (Ayuntamiento y Junta) que cumpla el fallo y proceda a su ejecución.

El primer teniente de alcalde, Francisco Javier Fragoso, declinó ayer por la noche realizar ninguna declaración a la espera de que el alcalde, Miguel Celdrán, realice hoy una valoración oficial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos