Plasenzuela, quién te ha visto y quién te ve

En sólo doce años esta localidad ha pasado de ser un modelo de gestión municipal y creación de empleo, a ser un pueblo arruinado que debe más de cinco millones de euros

SERGIO LORENZOCÁCERES
El cementerio es de los pocos terrenos del Ayuntamiento que no están embargados o hipotecados. / L. C./
El cementerio es de los pocos terrenos del Ayuntamiento que no están embargados o hipotecados. / L. C.

Esto no hubiera pasado si aún estuviera vivo el alcalde Juan Ceballos», afirma una mujer en las afueras de Plasenzuela. Ella, junto a otros vecinos, comenta las últimas noticias de esta localidad que se encuentra entre Cáceres y Trujillo. «Es una vergüenza lo que ha ocurrido aquí, en Plasenzuela, que con Juan Ceballos era un modelo para los demás pueblos», dice, cabizbajo, un hombre de unos 50 años.

Los ánimos de los poco más de quinientos vecinos de Plasenzuela están por los suelos ante las constantes noticias del mal estado económico de la localidad, que debe más de cinco millones de euros. Casi la mitad de la deuda es con la Seguridad Social y eso le imposibilita para pedir subvenciones. En el punto de mira como causantes de esta situación están tres personas que están siendo investigadas por el Juzgado número 2 de Trujillo: el ex alcalde José Villegas, acusado de cinco delitos (entre los que se encuentra malversación de caudales públicos y prevaricación); el ex concejal socialista Francisco Crespo Toril, y el secretario municipal Leopoldo Barrantes, que ha estado de secretario con los tres alcaldes socialistas que ha tenido el pueblo con la llegada de la democracia: Juan Ceballos, José Villegas y el actual Adrián González. Éste ha asegurado a HOY que el pueblo está arruinado y cada día se encuentra una deuda nueva. Hay otro cuarto imputado, el actual alcalde del PP de Torremocha, Domingo Galán, al que se le acusa de un delito de fraude relacionado con su oficio de albañil.

El antes y el después

La verdad es que la historia reciente de Plasenzuela llama mucho la atención. Es cierto que si ahora está arruinada y con casi todos los inmuebles embargados o hipotecados (menos el cementerio, el edificio del Ayuntamiento y la casa de Cultura), hace sólo doce años la historia era completamente distinta.

A mediados de los años noventa esta localidad era tomada como modelo. Sirvan como ejemplo varios reportajes que se publicaron en HOY en el año 1996. Uno de ellos tenía el siguiente titular: «El Ayuntamiento de Plasenzuela, una sorprendente fábrica de crear empleo». Y éste era el título y subtítulo de otro: «El paro puede ser derrotado. La pequeña localidad cacereña de Plasenzuela reduce su índice de paro al 4% con diversas iniciativas municipales». Contaba el periodista Pablo Sánchez que Plasenzuela era uno de los pueblos con el índice de desempleo más bajo de la región. Oficialmente sólo tenían 20 parados.

Uno de los progresos era que desde el año 1991 tenía una residencia de ancianos municipal, con 26 trabajadores que en 1996 cuidaban a 56 residentes. Fue de las primeras localidades de Extremadura en tener una residencia de este tipo.

Entre sus proyectos más recordados está una granja de huevos ecológicos, llamada 'La hoja verde', que fue inaugurada el 5 de mayo de 1993. En el año 1996 cinco personas trabajaban en esta empresa municipal que tenía 5.000 gallinas que producían 4.000 huevos al día. De aquello, ahora queda poco más que el cartel de 'La hoja verde' totalmente oxidado.

70 puestos de trabajo

El Ayuntamiento también había trabajado en impulsar una cooperativa textil en la que 15 mujeres hacían ropa para empresas como El Corte Inglés. El alcalde hasta había puesto una guardería para cuidar a los niños pequeños de las trabajadoras. Con ayuda de cursos del INEM, el Consistorio también preparó a ocho trabajadores que formaron una cooperativa alfarera.

El esplendor del pueblo parece que acabó cuando también terminó la vida de Juan Ceballos Galeano. El que fue alcalde desde 1979, desde las primeras elecciones democráticas, murió el 30 de enero de 1997, con 48 años.

Entonces se destacó que era un magnífico gestor que había compaginado su condición de cartero con su dedicación a la alcaldía, por la que había renunciado a cobrar una sola peseta de las de entonces. Con su gestión el Ayuntamiento de Plasenzuela creó 70 puestos de trabajo de los 200 que había en la localidad.

Después de Ceballos ocupó su puesto de alcalde José Villegas que, según temen muchos, se llevó del pueblo algo más que sus 1.760 euros de sueldo.

Fotos

Vídeos