El Consistorio cierra la adquisición del Convento de las Freylas

El alcalde firma con Maderas Moreno la compra de 2.000 metros cuadrados adosados al recinto a cambio de suelo industrial

JUAN SORIANOMÉRIDA
Instalaciones de Maderas Moreno, en la fachada norte del Convento de las Freylas, que pasarán a manos municipales. / BRÍGIDO/
Instalaciones de Maderas Moreno, en la fachada norte del Convento de las Freylas, que pasarán a manos municipales. / BRÍGIDO

Mérida recupera por completo un pedazo de su historia. El alcalde emeritense, Ángel Calle, firmó ayer con Francisco Moreno, propietario de Maderas Moreno, el convenio para la adquisición del terreno en el que se asienta la empresa, que ocupa la fachada norte del Convento de las Freylas.

En mayo de 2007 la anterior Corporación llegó a un acuerdo con la familia Molina García para la adquisición del edificio principal del convento por 1,8 millones de euros. Tras esto, la Junta de Extremadura convocó un concurso de ideas para convertir el antiguo conjunto religioso en una hospedería y un centro de estudios eulalienses.

Sin embargo, aún faltaba por liberar la parte trasera del inmueble, ocupado por la citada empresa de maderas. Ahora toda la propiedad está en manos municipales, lo que permitirá ampliar la propuesta de intervención en el edificio.

Tanto en la primera operación como en la segunda ha actuado como intermediario la firma emeritense Solares Gestión de Suelo, que con su aportación técnica ha conseguido presentar dos propuestas que han resultado satisfactorias para todas las partes y que permiten a la ciudad incorporar a su patrimonio, después de varios intentos infructuosos en las últimas décadas, un vestigio de su pasado medieval.

El Convento de Santa Olalla de Freylas de la Orden de Santiago se instaló en Mérida en el año 1530 tras el traslado del monasterio original desde Santiago de Robledo, en la sierra de Montánchez, debido a problemas de subsistencia. El inmueble se adosó al muro oeste de la iglesia de Santa Eulalia, con la que guardó una estrecha relación hasta que cayó en desuso a finales del siglo XVIII. De ahí el interés por vincular la restauración y recuperación de sus usos con la figura de la patrona emeritense.

Contenido del acuerdo

El convenio entre el Ayuntamiento y los dueños de Maderas Moreno contempla la obtención de suelo de propiedad privada destinado a dotaciones públicas mediante la compensación de terrenos de propiedad municipal, tal como recoge la Junta de Gobierno Local celebrada el pasado 12 de junio, en la que se facultó al alcalde para la firma del citado documento.

El propietario aporta 1.932 metros cuadrados que serán destinados a la ampliación del Convento de las Freylas. También se incluye unos terrenos residuales de 468 metros cuadrados de superficie que forman parte del Plan Especial de la Estación de Trenes. Junto a esto, para que el Ayuntamiento pueda disponer de un terreno que permita un acceso posterior al solar, se añade parte de la edificación principal que da fachada a la calle Cardero, con una superficie de 168 metros cuadrados. En total, suman cerca de 2.400 unidades de aprovechamiento. Para completar el lote, incorpora una parcela de uso residencial con un total de 1.300 unidades de aprovechamiento.

A cambio de estos bienes, el Ayuntamiento aporta un terreno de 9.000 metros cuadrados de uso industrial aún por determinar que será destinado a las nuevas instalaciones de la empresa. También concede 150.000 euros para compensar los gastos de licencias del propietario, cantidad que se irá restando de los trámites administrativos.

Para que no haya interrupción de la actividad de Maderas Moreno, el convenio recoge que la empresa dispondrá de 18 meses para efectuar el traslado a partir del momento en el que se firmen las escrituras de traspaso, lo que se espera llevar a cabo a comienzos del próximo año. En cualquier caso, la propiedad privada concederá al Ayuntamiento una servidumbre de paso para que se puedan iniciar los trabajos de restauración en el Convento de las Freylas.

Solución positiva

Francisco Moreno, propietario de Maderas Moreno, reconoce su satisfacción por un acuerdo que cumple una de sus principales pretensiones cuando comenzaron las negociaciones, «mantener la actividad en todo momento». La empresa, que en la actualidad cuenta con 14 trabajadores, ve con esta operación prácticamente garantizado su futuro, aunque también abandona un lugar que ha sido su referencia. «Es una aventura, pero en líneas generales estamos contentos».

Moreno espera que con este acuerdo, que se ha buscado en ocasiones anteriores con los alcaldes Antonio Vélez y Pedro Acedo y que por fin se ha conseguido con Ángel Calle, se contribuya a mejorar la imagen del Convento de las Freylas y de todo el conjunto de la Basílica de Santa Eulalia.

Por su parte, el primer edil emeritense recalca que la incorporación de estos terrenos «nos permite hacer un proyecto mejor». Con la superficie disponible hasta ahora, la propuesta del arquitecto sevillano Adolfo Pérez, vencedor del concurso de ideas convocado por la Consejería de Cultura, solo permitía contar con una veintena de habitaciones, lo que limitaba las posibilidades de explotación de la hospedería. «Ahora saldrán más, en torno a 50», apunta Calle.

La intención del Gobierno local es convocar un concurso para la ejecución de obra y posterior gestión del edificio, en el que los usos públicos tendrán preferencia sobre los privados. Pero la actuación no solo se centrará en el Convento de las Freylas, sino que también dará mayor dignidad al entorno de la Basílica de Santa Eulalia, para la que se plantea un paseo perimetral que permita contemplar el edificio religioso en toda su magnitud.