Aparcar en el centro ya no es imposible

JUAN SORIANOMÉRIDA
Fachada del nuevo recinto Parking Cervantes, situado junto a la céntrica calle del mismo nombre. / BRÍGIDO/
Fachada del nuevo recinto Parking Cervantes, situado junto a la céntrica calle del mismo nombre. / BRÍGIDO

Aparcar en el centro de Mérida sigue siendo una tarea nada fácil, pero desde este año los conductores disponen de dos nuevos recintos que, aunque pagando, permiten estacionar el vehículo para realizar gestiones o compras. Sin embargo, la alta ocupación de estos espacios demuestra que aún hay margen para ampliar la oferta de este servicio en el casco histórico de la capital autonómica. A mayor oferta, también ha crecido la demanda de los usuarios.

Desde comienzos de año se encuentra en uso el renovado aparcamiento de la antigua Escuela Politécnica, que ha duplicado su número de plazas. Pocos después abrió sus puertas el Parking Cervantes, que ayer celebró su inauguración oficial tras algo más de dos meses de funcionamiento. En este tiempo, entre ambos recintos se ha llegado a una ocupación de hasta 1.800 vehículos diarios.

Los dos espacios han recurrido a un mismo método constructivo, el italiano Fast Park, que consiste en una estructura metálica de gran capacidad para ganar espacio en altura. De esta forma, se han beneficiado de un sistema que agiliza la ejecución de obras y que en la actualidad acaba de patentar la posibilidad de construir hasta dos plantas, lo que abre las puertas a futuras ampliaciones.

Ampliación exitosa

La empresa Cintra Aparcamientos (en la actualidad Empark) concluyó entre marzo y abril las obras de ampliación del recinto de la Politécnica. La firma resultó adjudicataria del concurso convocado por el Consistorio emeritense para acometer la mejora de este espacio a cambio de asumir la explotación durante 15 años.

Con estos trabajos, que en su mayor parte se pudieron llevar a cabo sin necesidad de suspender el servicio, el aparcamiento ha pasado de 170 plazas a 350. Manuel Silvero, encargado del recinto, indica que ha llegado a picos de ocupación de hasta mil vehículos en las jornadas de mayor afluencia, de lunes a viernes. Los sábados y domingos la demanda se reduce de forma considerable. A esto hay que sumar 48 abonos de larga duración (contratos de cinco, diez y quince años) y 45 mensuales.

Óscar Mareque, delegado de Empark en Extremadura, apunta que la obra de ampliación ha merecido la pena. Aunque señala que no se suele alcanzar el lleno, excepto por las mañanas, afirma que el recinto «está cumpliendo las expectativas».

En cuanto a la posibilidad de ampliar la capacidad con la mejora del sistema Fast Park, señala que en primer lugar sería necesario hacer un estudio de demanda, analizar la viabilidad técnica y económica y plantearlo al Ayuntamiento, que es el titular del aparcamiento. En caso de que sea posible, Mareque apunta que «nosotros queremos dar servicio a la ciudad».

Apuesta acertada

Si la ocupación media da la razón a quienes plantearon la ampliación del aparcamiento de la Politécnica, aún más puede decirse de la acogida que ha tenido el Parking Cervantes. La iniciativa, financiada con capital privado, permitió convertir la antigua sede de Maderas León en un moderno espacio con capacidad para 140 vehículos en dos plantas.

Según Estrella Aparicio, gerente de la empresa, en apenas dos meses de vida el recinto ha alcanzado un pico de ocupación de 800 vehículos al día. En su caso, la demanda se mantiene de lunes a sábado, ya que se trata de un espacio idóneo para quienes acuden a la zona centro a realizar sus compras desde distintos puntos de Mérida y varias localidades de la comarca.

El buen funcionamiento del recinto lleva a Parking Cervantes a plantearse la incorporación de una segunda planta en altura gracias a la innovación presentada por Fast Park, cuyos responsables acudieron ayer a la inauguración oficial junto a varios empresarios del país interesados en este novedoso sistema. «Si en un futuro sigue yendo bien, iríamos a la ampliación».

«Esperamos haber contribuido a evitar la masificación del tráfico que había en Mérida», apunta Estrella Aparicio. Una opinión nada descabellada, si se tiene en cuenta que hace unos meses eran habituales las colas a las puertas de los principales aparcamientos del centro, el de la Politécnica y el de Atarazanas, lo que causaba la congestión de la circulación en búsqueda de una plaza de estacionamiento.

Nuevos aparcamientos

La buena acogida de los nuevos recintos de la Politécnica y Cervantes demuestra que el incremento de la oferta de plazas se ha visto refrendado por un aumento de la demanda, lo que avala la construcción de más aparcamientos, una iniciativa que ya manejan los responsables municipales.

El Consistorio plantea una nueva superficie en el recinto del cuartel Hernán Cortés, aunque su capacidad estará condicionada por el proyecto que se ejecute en el solar, aún en fase de excavación. En esta zona ya funciona un aparcamiento gestionado por Transportes Urbanos, con una ocupación media de algo más de 200 vehículos al día.

Las otras opciones son la ampliación del recinto de Atarazanas (muy demandado, con 560 coches al día y picos de 1.500 vehículos entre semana) y la construcción de un nuevo espacio en la calle Marquesa de Pinares. En el primer caso, el Gobierno local apunta que la viabilidad técnica está condicionada por la cercanía de los restos arqueológicos del dique romano; mientras que la segunda opción, pendiente de un estudio de viabilidad, también presenta una amenaza para el cercano Acueducto de Los Milagros.

Fotos

Vídeos