La primera fase de la obra de La Alcazaba terminará en 2012 aunque no hay plazo para el resto

La rehabilitación arranca en 2010 y luego, el Ayuntamiento se encargará del resto del proyecto

NATALIA REIGADASBADAJOZ
Vista de una de las torres de la muralla de La Alcazaba en la que se aprecia el estado de deterioro. / EMILIO PIÑERO/
Vista de una de las torres de la muralla de La Alcazaba en la que se aprecia el estado de deterioro. / EMILIO PIÑERO

La puerta del Alpéndiz, construida por los almohades en el siglo XII, estará en obras el año que viene y en 2012, podrá visitarse completamente rehabilitada. Esto se repetirá en la Puerta de Carros, 1.200 metros de muralla, seis torres y otras tres puertas. Se trata de la primera fase de la rehabilitación de la Alcazaba, un paso importante para la zona monumental pero con una pega; La torre del Palacio Episcopal, la iglesia de Santa María de Calatrava o La Consolación, más conocidos como los edificios en ruinas que hay en el recinto amurallado, no tienen fecha para su rehabilitación, ya que aún no hay plazos para la segunda fase de las obras.

Este acuerdo se anunció ayer tras la reunión de la comisión de seguimiento de La Alcazaba que volvió a convocarse tras dos años de parón. Representantes del Ministerio de Vivienda, el Ayuntamiento de Badajoz y la Junta de Extremadura debatieron sobre el convenio que firmaron hace tres años para rehabilitar este monumento. A la convocatoria también acudieron dos miembros de la Plataforma por la Rehabilitación Integral, un colectivo que agrupa a una veintena de asociaciones pacenses que piden la recuperación de esta fortificación.

Tras dos horas de negociaciones, la comisión alcanzó tres acuerdos para poner en marcha la rehabilitación.

El primer acuerdo es que, finalmente, la obra se hará en dos partes. Se asume como primera fase de la recuperación el proyecto redactado por el equipo del Plan Director en el año 2000 por encargo de la Junta de Extremadura. Una obra que llega desde la Puerta de Carros hasta la del Alpéndiz, es decir, desde el acceso para coches hasta la fuente de 'los cabezones'.

Tres meses de retraso

Esta obra abarca 1.200 metros de muralla, seis torres y cinco puertas que están bastante deterioradas. Cuenta con un presupuesto de 2.780.000 euros y el Ministerio de Vivienda se compromete a licitarla antes de final de año. Hace un mes, la Delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, afirmó que esta primera fase se licitaría en septiembre pero ayer el representante del Ministerio en la comisión, Javier Ramos, corrigió esta fecha y justificó los tres meses de retraso. «La razón es esta reunión», explicó el director general de Vivienda refiriéndose a la convocatoria de la comisión de seguimiento. «Nos hemos reunido aquí en Badajoz y hemos invitado a la Plataforma para saber en directo su opinión y sus recomendaciones. Por eso, yo he dado orden de paralizar esa contratación de la primera fase hasta que se celebrase esta reunión».

Ramos también respondió por el retraso en general de las obras en La Alcazaba, ya que el convenio de rehabilitación se firmó hace tres años y hace dos que no se reunía la comisión de seguimiento. «Admito que ha habido retrasos, quizá, en la toma de decisiones de las tres administraciones. Da igual, lo importante es que la rehabilitación empieza ya y no se va a parar».

Segunda fase

El segundo acuerdo de la comisión de seguimiento fue referente a la segunda y última fase de la rehabilitación que contará con más de 10 millones de presupuesto y se encargará de dejar La Alcazaba totalmente recuperada, incluso con un establecimiento hostelero, un centro de interpretación y puntos de información para turistas. La novedad es que será el Ayuntamiento de Badajoz y no el Ministerio de Vivienda quien dirija esta fase de la recuperación. En concreto, el Consistorio se encargará de estudiar las obras y sacar a concurso la elaboración del proyecto.

«Nadie mejor que la propia ciudad para decidir cuáles pueden ser los usos de La Alcazaba», explicó Javier Ramos para justificar este acuerdo. Por su parte, el alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, aseguró que contará con los ciudadanos y las asociaciones pacenses para lograr el mejor proyecto para la ciudad.

En concreto, Celdrán señaló como apoyo el proyecto que elaboró la agrupación Amigos de Badajoz hace ya cinco años solicitando la recuperación de este monumento. El alcalde también usará los estudios del Plan Director y contará con la opinión de los miembros de la Plataforma por la Rehabilitación. A continuación, sacará a concurso el proyecto, analizará las propuestas y licitará las obras.

La comisión de seguimiento, sin embargo, no se puso de acuerdo sobre la fecha de inicio de esta segunda fase. El director general de Vivienda propuso que se licitase antes de final de año, el alcalde explicó que tiene tiempo para elaborar el proyecto durante los dos años que dure la primera fase y los miembros de la Plataforma pidieron que se acelerase el proceso y se solaparan ambas fases. Al final, no hay fecha para la segunda fase.

Por último, las tres administraciones acordaron crear una comisión técnica y de participación ciudadana para realizar el seguimiento de la primera fase de las obras y dar su opinión sobre la redacción del proyecto de la segunda fase.

Presupuesto

Además de los tres acuerdos que se negociaron, el representante del Ministerio de Vivienda también trató de atajar la polémica sobre la financiación de esta obra. El problema es que hace tres años se aseguró que se invertirían doce millones de euros en la rehabilitación de La Alcazaba, el 50% pagado por el Gobierno y el resto, a partes iguales entre el Ayuntamiento y la Junta. Estas dos últimas instituciones han anunciado recientemente que tienen reservados los tres millones que les corresponde aportar.

El Gobierno, sin embargo, sólo tiene 1,6 millones de euros reservados en los Presupuestos Generales del Estado hasta 2013. Según Javier Ramos, «se trata de la mitad, es decir, lo que nos corresponde, para pagar la primera fase». En cuanto al resto, el responsable de Vivienda garantizó que si el proyecto de la segunda fase se acelera «y ojalá sea así», añadió, «aportaremos lo que haga falta».