Veinte mil jubilados llenan las agencias para viajar con el Imserso

Torremolinos y Benidorm son los destinos más demandados por los mayores de la provincia, que desde ayer reservan sus plazas

MARÍA JOSÉ TORREJÓNCÁCERES
Dos jubilados reservan su viaje en una agencia de la avenida de España. /CHENCHO/
Dos jubilados reservan su viaje en una agencia de la avenida de España. /CHENCHO

Ocho días en Torremolinos con todos los gastos pagados por 160 euros. Quince días en las Islas Canarias por 462 euros. O 29 días en Baleares por 545 euros. No se trata de una broma. Son las listas de precios del paquete de viajes lanzado por el Imserso (el Instituto de Mayores y Servicios Sociales, del Ministerio de Sanidad y Política Social del Gobierno) para la temporada 2009/2010.

20.299 jubilados de la provincia están apuntados a este programa de vacaciones baratas y, desde ayer, llenan las agencias de la capital para reservar sus plazas. Los destinos más demandados son Benidorm y Torremolinos y las fechas más solicitadas, los meses de marzo, abril y mayo. Por lo general, los usuarios de este programa suelen evitar los desplazamientos en avión, valoran los bufés libres y se inclinan por aquellas ofertas que incluyan el transporte desde el lugar de residencia.

Belén Cidoncha y Beatriz Anca llegaron a las ocho y veinte de la mañana a la oficina. Trabajan en la agencia de viajes de Caja Extremadura, situada junto a la Cruz. A esa hora, apuntan, ya había cola en la puerta. El mismo panorama se encontraron Juanchus Sansón, de la agencia de viajes Crisol, y Cristina García, de viajes Iberia. Nadie quería quedarse sin sus vacaciones soñadas.

El Imserso abrió ayer a las nueve de la mañana el plazo de reserva de plazas para viajar desde el próximo mes de octubre hasta junio de 2010. Con el fin de evitar aglomeraciones y agilizar los trámites, cada solicitante recibe en su domicilio una carta del Ministerio de Sanidad en la que se indica el día en el que tienen que acudir a la agencia y el destino en el que tiene garantizada la plaza. Hay plazas para los 20.299 jubilados de la provincia que quieren viajar con el Imserso. Lo que ocurre es que, en muchas ocasiones, la oferta no se ajusta a las preferencias de los interesados. «Todos los años sobran miles de plazas», apunta Francisco Gregory, de la agencia de viajes de Caja Extremadura. «Nadie quiere viajar en enero y febrero», añade.

Por eso, es importante acudir pronto a la agencia de viajes para conseguir el destino deseado en la época añorada. «A las 9 y 22 minutos ya se habían agotado los meses de marzo, abril y mayo», ilustra Juanchus Sansón.

A la hora de repartir turnos y destinos, el Imserso establece una serie de prioridades. Se valoran cuatro circunstancias. En primer lugar, se tiene en cuenta la edad del solicitante. Tendrá más puntos el candidato de mayor edad. El segundo requisito que puntúa es la situación económica del demandante. Tendrá más opciones de elegir el que menos ingresos reciba. En tercer lugar, también se valora si el solicitante ha participado o no en viajes anteriores del Imserso para favorecer que accedan al programa los nuevos demandantes. Y, en último lugar, tendrán prioridad los demandantes con familia numerosa.

El plazo de reserva continúa abierto hoy. Los que acudan a las agencias de viaje podrán elegir sus vacaciones entre las plazas que sobraron ayer. Y a partir de mañana, día 24, podrán pasarse aquellos que ya tengan un viaje reservado y que quieran hacer otro, siempre que haya puestos vacantes. «Algunos repiten dos veces al año y los hay que se van hasta tres o cuatro veces con el Imserso», recalca Cristina García.

«Les encanta viajar acompañados y que les ofrezcan baile, bingo y bufé. El bufé les vuelve locos», resume Belén Cidoncha.

Todo incluido

María Serrano se pasó por la agencia de viajes Crisol para resolver unas dudas. El año pasado estuvo en Mallorca y esta vez tenía previsto ir a Canarias o Portugal. Pero en la carta que ha recibido del Imserso sólo le garantizan plaza en Palma de Mallorca o en la península. «Me lo voy a pensar», comenta al salir del establecimiento. «El año pasado estuvimos muy bien», recalca.

María y el resto de cacereños que viajen con el programa promovido por el Estado disfrutarán de un paquete con todo incluido: traslado -salvo en la modalidad de viajes sin transporte-, alojamiento en régimen de pensión completa en habitación doble, póliza de seguros colectiva, servicio médico en el hotel y programa de animación. Aquellos que deseen habitación individual tendrán que pagar un suplemento de 12,70 euros por noche para los destinos en península y Baleares, de 14,70 en Canarias y de 17,85 en los destinos de circuitos culturales y turismo de la naturaleza.

Además de Benidorm (Alicante) y Torremolinos (Málaga), el Imserso oferta 18 destinos más. Los jubilados cacereños pueden viajar hasta Isla Cristina (Huelva), Mallorca, Salou (Tarragona), Santa Susana (Barcelona), Peñíscola (Castellón), Lloret de Mar (Gerona), Roquetas de Mar (Almería), Santa Ponsa (Mallorca), San Antonio (Ibiza), Los Realejos (Tenerife) o el Puerto de la Cruz. A estas propuestas de sol y playa, se suma una oferta de circuitos culturales, que incluye viajes a Burgos, Peñafiel (Valladolid), Albolote (Granada), Granada, León, Gijón (Asturias) y Portugal. Los viajes más baratos cuestan 160,40 euros, que incluyen pasar ocho días en los destinos propuestos en Andalucía, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana. Y la escapada más cara cuesta 575,90 euros. Se trata de un viaje combinado de 29 días en las Islas Baleares.

Las primeras excursiones salen de Cáceres el mes que viene. Octubre es temporada alta para el programa de vacaciones del Imserso, junto a los meses de noviembre, febrero, marzo, abril, mayo y junio. Diciembre y enero son temporada baja. El calendario de viajes se dilata hasta junio de 2010. Ese mes hay salidas previstas a Tenerife, Burgos y Granada.

Todos los que ayer eligieron destino tuvieron que pagar en la agencia de viajes 11,65 euros en concepto de reserva. El resto del importe tendrán que abonarlo 45 días antes de la salida.

¿Se nota la crisis?

Esta vez la crisis ha pasado de largo. La afluencia de público en el primer día de reservas, apuntan los agentes de viaje consultados por HOY, es similar a la de años precedentes. «Todo es baratísimo y los jubilados siguen cobrando su pensión. A ellos no les afecta», sentencia Juanchus Sansón. El Imserso no entiende de crisis.