Una roca obliga a plantear si el edificio en restauración de la Plaza Alta acogerá Cultura

ROCÍO ROMEROBADAJOZ

Una roca que ha aparecido en el edificio en rehabilitación de la Plaza Alta durante las obras ha obligado al Ayuntamiento a plantear que la Concejalía de Cultura se traslade a otro lugar o, por lo menos, que parte de ésta se ubique a otro punto del Casco Antiguo.

Los técnicos apuntan a la necesidad de conservar esta roca porque podría soportar parte de la muralla. De ahí que las arquitectas municipales elaboren estos días un reformado del proyecto en el que intentan reubicar todas las dependencias en el espacio reducido.

El planteamiento inicial pasa por crear un patio en la zona donde se encuentra la piedra de grandes dimensiones. En principio, la planta baja también albergará el servicio municipal de coordinación de bibliotecas, la coordinación de las escuelas de música y los aseos e instalaciones comunes del edificio. En la segunda se instalará la administración de la Concejalía de Cultura, los despachos y la recepción. En el tercer nivel se ubicará el despacho del concejal, la sala de juntas y la administración. El primer teniente de alcalde, Francisco Javier Fragoso, admitió ayer que el espacio se queda pequeño para tantas dependencias, aunque garantizó que el uso final del inmueble será administrativo relacionado con cuestiones socioculturales.

Cubo de cristal

La rehabilitación del último inmueble que quedaba por recuperar en la Plaza Alta levantó las críticas de la asociación Amigos de Badajoz a principios de este mes. El motivo es la estructura de cristal que se adosará a la fachada y dentro de la cual se dividirá el inmueble.

El concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo, puntualizó ayer que el cubo tendrá una cubierta de hormigón poroso. Por ello, ni se verá desde la Plaza Alta ni tampoco desde el adarve de la muralla, desde donde se podrá acceder a la cubierta para crear un espacio transitable.

El edil explicó que las arquitectas optaron por el cubo de cristal para dejar a la vista los restos arqueológicos que esperan hallar durante las obras. Además, las diferentes alturas de las cuatro viviendas que formaban la casa también empujaron a que se decantaran por esta solución.