Muere un joven tras recibir un disparo accidental en la pierna

Un chico de 18 años de edad falleció en la noche del pasado lunes, día 7, en torno a las 23,40 horas, tras dispararse accidentalmente una escopeta en su pierna en Villar del Pedroso.

SERGIO LORENZO |

La corporación municipal de Castañar de Ibor ha celebrado esta mañana un pleno, en el que se ha decidido estar tres días de luto por la muerte en accidente del joven José Tomás Alonso Baltasar, de 18 años, que hay sido enterrado a las doce de esta mañana.

Según vecinos de Castañar, la muerte de José Tomás se ha debido a una chiquillada.

Aprovechó que sus padres estaban de vacaciones en Marina Dor, en Oropesa del Mar (Castellón), para ir la noche del pasado lunes, 7 de septiembre, con otro amigo de su misma edad, a escuchar la berrea. Los dos amigos se fueron, cada uno en una moto, a la finca Las Péndolas en Villar del Pedroso. José Tomás se llevó una escopeta de caza del padre de las llamadas de tipo perrillo.

Según la versión que ha recogido la Guardia Civil, alrededor de las doce menos cuarto de la noche, cuando estaban en esa finca, la escopeta se cayó en unos zarzales, cuando José Tomás fue a sacar la escopeta, el gatillo se enganchó y se disparó. Se hirió en la pierna izquierda, y comenzó a sangrar abundantemente. Intentaron pedir ayuda con los teléfonos móviles que llevaban, pero estaban en una zona sin cobertura. El amigo de José Tomás fue a pedir ayuda al centro médico de Castañar de Ibor. Cuando el personal sanitario acudió al lugar en el que estaba el muchacho lo encontraron ya muerto. Se había desangrado.

En Castañar de Ibor se recalca que el joven fallecido era muy buen muchacho, y que todo lo que ha pasado es el resultado de una chiquillada con mala suerte. No eran furtivos ni nada. Si son unos muchachos. Es sólo una chiquillada, comenta un vecino.