El Mérida UD se inscribe en Tercera

La próxima semana se constituirá una junta directiva con un proyecto de bajo coste que al menos asegure que el fútbol no se irá de la ciudad

MARCO A. RODRÍGUEZBADAJOZ
El Mérida en el Estadio Romano antes del partido contra el Xerez, durante la pasada temporada. / HOY/
El Mérida en el Estadio Romano antes del partido contra el Xerez, durante la pasada temporada. / HOY

El fútbol extremeño siempre se guarda un as en la manga. Es una película de final sorpresivo, incluso cuando el desenlace parece cristalino. Era el caso del Mérida Unión Deportiva, castigado por la AFE (Asociación de Futbolistas Profesionales) a descender a Tercera por los impagos a sus jugadores y empleados, a los que adeudaba 424.000 euros. Su estado de abandono de las últimas fechas presagiaba su 'muerte', no jurídica, como avisaba el ex presidente José Fouto Galván, pero sí la deportiva, porque su viabilidad -pensando en el medio plazo- parecía más factible en Segunda B que en Tercera. El milagro apareció y las nuevas y misteriosas manos rectoras del club romano permitirán que la ciudad no quede vacía de fútbol.

Todo dio un vuelco muy cerca de las 12.00 del mediodía, momento en el que expiraba el plazo para inscribirse ante la Federación Extremeña de Fútbol. El fax, procedente de la Junta Gestora del club -único organismo con capacidad para tramitarlo- prolongaba la vida deportiva del Mérida, aunque sea en una categoría inferior.

En la última hora

Aunque la FExF significaba ayer que la inscripción del Mérida UD en Tercera llegaba «en tiempo y forma», la mañana fue bastante agitada dentro y fuera de las oficinas del ente territorial. Poco después de las 12.00 ya había medios de comunicación que anunciaban que el club romano no estaba inscrito, pero poco después de cumplirse el plazo la federación expresaba que el club estaba junto a sus nuevos compañeros extremeños.

La primera consecuencia, ya conocida, es el automático ascenso del Villanovense a Segunda B. El club serón ha seguido muy de cerca este asunto, en el que también intervino la propia federación territorial, que quería mantener como fuera la plaza extremeña en la categoría de bronce.

¿Quién ha sido?

La pregunta, aún sin respuesta, no puede ser otra. ¿Quién ha salvado al Mérida? Frustradas las conversaciones con el grupo empresarial interesado en su compra, con el aviso de Fouto de que no inscribiría al equipo y con la ausencia de alguien interesado en tomar las riendas desde que se desvinculó del club, contestar la cuestión se antoja complicada. Y más cuando el mutismo es tan exagerado. En vista de los antecedentes de nuestro fútbol, los hay que piensan en una especie de 'apaño' por el que la inscripción sería 'provisional' pero suficiente para garantizar la plaza extremeña en Segunda B. Otros ven la mano de la política detrás. ¿Y si hubiera sido el Villanovense?... Basta echar un vistazo a los comentarios de la web de HOY para navegar por un extenso mar de teorías conspiratorias.

Fouto Galván zanja esta cuestión de forma tajante. «No, estoy en contra de que eso sea así. Si el Mérida se ha inscrito es porque existe la firme intención de que saldrá a jugar en Tercera». Pese a su manifestada reiteración de que él está desvinculado del Mérida, nadie duda de que es una voz autorizada en todo lo que se mueva en el club, a lo que hay que añadir su condición de miembro de la junta directiva de la Federación.

El principal acreedor de la entidad matiza que apenas han pasado unas horas desde que se formalizó la inscripción, por lo que no hay nada claro del proyecto. Reitera una vez más que él no tiene nada que ver y añade que en Mérida hay muchos aficionados y gremios que hacen piña en torno al club y quieren que no desaparezca. Personas -nadie da ningún nombre- que conformarán una junta directiva la semana que viene que regirá el destino del club a corto plazo. «Me consta que hay gente interesada. Hay corrillos de empresarios y sectores que quieren que el fútbol continúe en Mérida», prosigue Fouto.

'Gudi'

Juan María Pozo 'Gudi', uno de los miembros de la junta gestora del Mérida UD, sabía ayer de la inscripción pero no soltaba prenda sobre sus protagonistas. «No sé quién tomará las riendas del club, pero es bueno que haya alguien». Preguntado el secretario técnico si él continuaría en un proyecto con el club emeritense comenta que es muy pronto para saberlo. «Hablar de eso ahora es absurdo. Acaba de inscribirse y no hay una directiva ni un proyecto del que se sepa algo. Ya veremos en su momento qué pasa».

En lo que coinciden Fouto y Gudi es en que la continuidad es factible. Sin la presión de la deuda a la AFE, la soga al cuello que precipitó su caída, el Mérida puede competir en Tercera con un equipo con jugadores de la tierra, en el que los ingresos superen a los gastos. La Segunda conlleva más subvenciones, pero también más quebraderos de cabeza en forma de viajes, fichajes, etc. La mayoría de la plantilla romana ya está fuera del club. Los últimos en marcharse fueron uno de sus estandartes, Sabino, y Gaspar, que puso rumbo al Logroñés. El santeño hizo las maletas hacia Benidorm después de su frustrado intento de convencer a sus compañeros de que la mejor solución era el plan de viabilidad y la cesión de crédito para salir en Segunda B.

En caso de que la idea sea aspirar a más, el Mérida tropezaría de lleno con la 'deuda histórica' de pagar lo adeudado de la AFE si sucediera un hipotético ascenso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos