Yacimientos recuperados

Una cubierta transparente permitirá al visitante conocer los restos del yacimiento sepulcral 'Huerta Montero' de Almendralejo

PALOMA MORCILLO

Hace diez años el hallazgo casual de una gran losa de pizarra, que arrastró un tractor, dio lugar a tres años de excavaciones entre 1989 y 1991. De esta manera, se descubría en la zona conocida comoVereda Corona, en Almendralejo, un yacimiento arqueológico: el de Huerta Montero. Lo que en principio parecía una tumba individual, resultó ser un enterramiento múltiple que los expertos fecharon en el Calcolítico y en cuyo interior se encontraron más de cien esqueletos y diversos objetos que componían los ajuares que se introducían en esa época dentro de las tumbas. En realidad se trataba de un enterramiento interesantísimo, que se presenta intacto a dos metros de profundidad y al que se accede mediante una rampa escalonada de siete metros, que hace de corredor hasta la cámara, de forma circular y con cinco metros de diámetro. Situado en lo alto de una loma delimitada por el camino de Lobón y la vereda Corona, en la suerte conocida como Huerta Montero, el yacimiento es clave para el esclarecimiento del Calcolítico en la Cuenca Media del Guadiana, más concretamente en la comarca de Tierra de Barros. Se trata de un sepulcro de falsa cúpula y corredor corto, semisubterráneo y orientado hacia el levante.

Tiene la peculiaridad de ser el primer yacimiento donde se constata paredes de tapial como técnica constructiva en el tercer milenio a. C. y conserva características de los monumentosmegalíticos e innovaciones de gran interés en cuanto a los aspectos constructivos en las tumbas de la edad del cobre.

Durante tres años un equipo de arqueólogos estuvo trabajando en la limpieza, catalogación y documentación de un monumento que, entre otros aspectos interesantes, se presentaba intacto. Una vez terminados los estudios, el yacimiento se cubrió de tierra para protegerlo. Ahora, años más tarde, gracias al proyecto Vía de la Plata II la empresa Procodal, bajo la supervisión de los arquitectos Antonio Holgado e Isabel Ayago y el arqueólogo Francisco Blasco, va a proceder a descubrir su interior de manera que pueda ser conocido y visitado por el público. Se excavarán los terrenos circundantes y se construirá una cubierta para proteger la zona del hallazgo. Se procederá al vaciado de la tumba, a su limpieza y consolidación trabajos que se realizan a mano, para asegurar cualquier resto arqueológico y finalmente, se repondrán los elementos en el mismo lugar donde fueron encontrados. Con el fin de preservarlo de la climatología y hacerlo visitable al público, se va a construir una estructura abovedada, entendida como una cubierta que alberga algo atractivo en su interior y no como un edificio que compita con el yacimiento arqueológico y confunda al visitante. Además se proyectará un acceso que permita controladamente la entrada de la luz solar de forma similar a como fue concebida esta en la tumba, es decir a lo largo del corredor principal. De esta manera se procederá a realizar la musealización de este sepulcro destinada a la interpretación y conocimiento del yacimiento para los visitantes. Una manera de conocer como era la vida de entonces en la CuencaMedia del Guadiana, en plena Tierra de Barros.

Cáceres evocado

Otra manera de conocer cómo era la vida de los extremeños en épocas pasadas es la que nos ofrece desde la pasada semana y hasta el próximo día 18 la celebración de la segunda sonajas y chirimías, o aprender a bailar al son de una pavana mientras los más pequeños realizan sus propias creaciones en el taller de vestimenta y conocen todos los secretos de las numerosas prendas que debían llevarse para estar a la última moda en la corte de Felipe III. A través de los 'intérpretes de la historia' se pueden descubrir diversos asuntos relacionados con esa época con personajes como un soldado, un morisco, una dama o un alguacil, entre otros, que relatan los entresijos históricos de 1609, año en que se produjo la expulsión de los moriscos, temática en la que se basa la edición de este año. Destacan en la programación de 'Cáceres Evocado' pequeñas escenas que retratan el pensamiento y las costumbres de la época en representaciones que se desarrollan tanto a lo largo de las cenas barrocas que tienen lugar en el patio del restaurante Torre de Sande como en el 'Bodegón del Puntapié'. Los conciertos corales que se celebran hoy domingo y los próximos días 14 y 16 en la capilla del Convento de San Pablo trasladarán al visitante a la música que se escuchaba en la corte de Felipe III. Duelos con espadas en diferentes enclaves del casco antiguo y 'Los cuentos de Don Cristóbal' que se relatan todos los días de 12,00 a 13,00 y de 20,30 a 00,30 horas en el carromato instalado en la Plaza de las Veletas completan el programa de actividades de un programa que pretende que el visitante evoque, imagine, y disfrute con un pasado rico e interesante.

Viaje a través de las letras

Existe una forma de viajar que se ha mantenido a lo largo del tiempo y que sigue plenamente vigente en el mundo actual: el viaje a través de los libros. Una forma de descubrir otros lugares y otras épocas, siguiendo las peripecias de sus protagonistas que quizás, de otra manera no podríamos llegar a conocer. Un viaje con la mente, a veces más placentera que el viaje real, sin límites en el espacio y el tiempo. Un género que hoy sigue siendo muy atractivo como lo demuestra la abundancia de libros de viajes que cada año salen al mercado. Uno de ellos ha sido el que esta semana presentaba la Editora Regional de Extremadura, El río del lobo. Un viaje a Guadalupe del escritor extremeño Manuel López Gallego, una obra que es tan libro de viajes como guía de turismo o manual de geografía humana. Gracias a él, es posible pasar la noche en la misma alcoba en la que durmió el general Prim, en Fresnedoso de Ibor en su ruta a Guadalupe y conocer detalles del camino como la hospitalidad con Prim o los barbos que se pescan en el Tajo. Desde el toledano Puente del Arzobispo hasta el Monasterio de Guadalupe en un peregrinar por Los Ibores y Las Villuercas, el autor propone en dieciocho etapas que se detienen en célebres pueblos como Berzocana, Logrosán, Cañamero o Castañar de Ibor. A través de un relato tan documentado como sensible y contemporáneo llegamos a parajes más literarios como Garvín, laAvellaneda o Alcornocal. Un viaje en el que Guadalupe gana en sentido y belleza, una belleza y que le proponemos como ruta veraniega.

Fado y flamenco

Terminamos nuestro repaso cultural con música. Durante varios días, la ciudad de Badajoz se convirtió en la capital del flamenco y el fado, poniendo de manifiesto la estrecha relación de ambas músicas. Se celebraba la segunda edición del festival Badasom, un festival que, organizado por la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura, nació con vocación transfronteriza para convertirse en una de las citas musicales más relevantes de Extremadura. En esta segunda edición Badasom comenzó conuna velada muy especial el 8 de julio, con la actuación del grupo de fados Sidonio Pereira y la cantaora extremeña Raquel Cantero.

Tras este inicio, prosiguieron tres noches temáticas. Así, el jueves 9 de julio la noche estuvo dedicada Al baile, que contó por primera vez en Badajoz, con el Ballet Nacional de España, bajo la dirección de José Antonio. Tras el baile, el viernes 10 de julio, la noche Al cante contó con la fadista portuguesa Cristina Branco, quien presentó en Badajoz su nuevo disco Kronos, cuya temática principal es el tiempo y el amor y la cantaora Carmen Linares. Badasom cerraba ayer con los conciertos bajo el título Al toque, en los que las guitarras de Antonio Chainho y Vicente Amigo quienes recorrieron los sones del fado y los palos flamencos como homenaje a Domingo Vargas bajo el nombre 'El roce de las almas'.