Retener para subir los precios

L. E.| BADAJOZ

La botella de aceite cuesta en el estante del comercio casi lo mismo que siempre y la campaña de la aceituna es inferior en un 25% a la del año anterior. Sin embargo, la caída de los precios ha sido una constante desde el comienzo de la temporada de venta. De hecho, en muchos casos los costes de recogida son superiores al precio final que se obtiene por el producto.

Al final, y tras muchos tiras y aflojas, la Comisión Europea ha dado su brazo a torcer y ha autorizado la concesión de ayudas para el almacenamiento privado.

En esencia, el mecanismo resulta de lo más sencillo. Bruselas sufraga que los agricultores puedan sacar su producto del mercado mediante el almacenamiento, con lo que los precios deben subir, según la lógica del mercado.

De hecho, la federación de cooperativas agrarias Faeca asegura que desde que se ha aprobado la medida, se ha notado algo más de dinamismo y una leve recuperación de los mercados, que esperan que vayan en progresión durante los próximos tiempos. La autorización contempla un periodo de 180 días, con un volumen de 110.000 toneladas.

Las organizaciones agrarias, que fueron las que pidieron esta medida, se han mostrado satisfechas por la autorización. No obstante consideran que este mecanismo debería ser de aplicación automática cuando caigan de unos precios razonables. El reglamento fija unos valores que están obsoletos, razonan, porque fueron acordados hace más de diez años.

UPA Extremadura, por ejemplo, califica de «positivo» el anuncio, aunque ha considerado que es una medida «limitada». «Sabemos que por sí solo no soluciona los problemas del sector, pero sí puede contribuir a la mejora de la situación actual», opina.

Hace unos días, el consejero de Agricultura, Juan María Vázquez, hizo un llamamiento al sector para que concentre la oferta de aceite de oliva y, de esta manera, puedan intervenir con «mayor dimensión» en el precio que reciben.