El Consistorio paga esta semana 8 millones de euros por deudas a proveedores

Gracias al Plan de Saneamiento para ayudar a autónomos y empresarios ha abonado ya 586.000 por las más antiguas

CELESTINO J. VINAGRE| MÉRIDA
Trabajadores de señalización vial de Tráfico, a quien una empresa cacereña suministra material y pintura todos los meses. / J. M. ROMERO/
Trabajadores de señalización vial de Tráfico, a quien una empresa cacereña suministra material y pintura todos los meses. / J. M. ROMERO

El Ayuntamiento empieza a cumplir con sus proveedores. La aprobación, hace dos semanas, de un Plan de Saneamiento Financiero extraordinario, pasa de la teoría a la práctica para alivio del Consistorio, que comienza a liberarse de una sobresaliente carga de deudas y, para alegría, especialmente, de empresarios y autónomos, que, en muchos casos, acumulan facturas impagadas desde hace cinco años. El Gobierno local, siguiendo un criterio de antigüedad, ha liquidado más de medio millón de euros (exactamente, 586.604 euros) de deuda con los proveedores que mantenían los impagos más atrasados. La Delegación de Hacienda ha terminado de pagar lo que se debía en 2004, 2005 y 2006 y, desde hoy mismo comienza a pagar más de 8 millones de euros de las deudas contraidas en 2007 y 2008, pagos que acabará de abonar a finales de semana (la fecha límite que contempla el Plan de Saneamiento para estos pagos acogidos a un préstamo extraordinario del Gobierno central).

Con el visto bueno del Ministerio de Economía y Hacienda, el Ayuntamiento de Mérida formalizó un préstamo de 11,5 millones de euros para pagar a sus proveedores. Ha sido posible gracias al real decreto ley de 24 de abril por el que, por un lado, se permite a los Consistorios españoles endeudarse a largo plazo para financiar su déficit de tesorería y, por otro, habilitar una línea del Instituto de Crédito Oficial que servirá de aval a las iniciativas de descuento de los acreedores de las entidades locales.

Situación

En el conjunto de España, este real decreto pone a disposición de los municipios un paquete de ayudas cifrado en hasta 14.000 millones de euros que servirá para aliviar la situación de aquellas pequeñas empresas y autónomos que sufren la tradicional morosidad de los ayuntamientos.

En el caso concreto de Mérida, el Plan de Saneamiento ha permitido al municipio, con dos años de carencia y cuatro de amortización, suscribir un préstamo con cuatro entidades bancarias distintas que asciende a 11,5 millones, que es el remanente negativo de tesorería a 31 de diciembre de 2008. La deuda, no obstante, con proveedores asciende a 18 millones de euros, con lo que, gracias a esos 11,5 millones se podrá pagar las facturas más viejas que mantienen los empresarios y autónomos con el Consistorio.

Facturas como las que presenta la empresa cacereña Provise, que suministra señales de tráfico y se encarga de la aplicación de pintura en las vías que, en 2006, tenía pendiente de cobro 5.887 euros. Ya la ha cobrado. Sin embargo, el grueso de la deuda es de los dos últimos años. De 2007, el Ayuntamiento le debe 39.798,76 euros y de 2008, 85.447,99 euros, En unos días estará 'limpia' de recibos sin cobrar. «De hecho hemos cobrado ya una cantidad importante y sé que se cobrará el resto en unos días. Esto es algo maravilloso para una empresa familiar como la nuestra», explica su responsable, Amado Méndez.

Por deber se debía también hasta la iluminación de Navidad de 2005 y 2006, trabajo realizado por la cordobesa Porgesa por 169.000 euros. También ha cobrado a finales de la semana pasada.

El Consistorio mantenía igualmente una factura impagada de 31.190,38 euros con Marcesa Renault en 2006, empresa donde se llevaron los coches de la Policía Local para su arreglo en el taller.

Del mismo modo, el Gobierno local va a liquidar otra deuda, en este caso, de unos 50.000 euros, que el Ayuntamiento había contraído con TeleMérida durante 2006 y 2007.

El listado de facturas impagadas es casi interminable y está absorbiendo días enteros a los funcionarios de la Delegación de Hacienda. «Se trata de elaborar el listado de deudas para pagar y en muchos casos verificar si el número de cuenta bancaria es correcto. El trabajo está siendo mayúsculo», corrobora Mercedes Moyano, la responsable de esta concejalía.

Moyano incide en que la intención del Gobierno Calle es la de liquidar las deudas con proveedores en poco más de siete días, aunque el decreto del Gobierno central permite hacerlo en un plazo máximo de un mes. «Sabemos las dificultades que pasan los empresarios y autónomos y, cuanto antes tengan su dinero, mejor porque les permitirá respirar y ayudar también a crear riqueza y empleo», apostilla Moyano.

Condiciones

El Plan de Saneamiento Financiero, además de para pagar a proveedores, pone sus condiciones al Ayuntamiento: debe apretarse más el cinturón y seguir un plan de saneamiento desde 2009 a 2015.

El Gobierno Calle se obliga al recorte del gasto corriente del Ayuntamiento, que incluye el apartado de personal. Con este Plan, se exige una reducción de 425.401.08 euros, ahorro que llega de las plazas vacantes que no se cubrirán. Para el próximo año se propone un recorte de algo más de un millón de euros (1.074.598,92 euros) de puestos de trabajo temporales.