Sólo un tercio de los empresarios de El Nevero paga el mantenimiento

El Ayuntamiento ha comenzado los embargos preventivos para cobrar cuotas impagadas desde 2004, que ascienden a 400.000 euros

J. LÓPEZ-LAGO| BADAJOZ
No es fácil localizar las empresas en este polígono. Además, el plano que incluye un directorio de industrias a la entrada está inservible desde hace meses. /CASIMIRO M./
No es fácil localizar las empresas en este polígono. Además, el plano que incluye un directorio de industrias a la entrada está inservible desde hace meses. /CASIMIRO M.

Un conductor preguntaba ayer cómo llegar a una industria de El Nevero, donde el plano indicativo de la entrada está totalmente despegado del panel a jirones. En el itinerario hasta encontrar su destino seguramente vio medianas llenas de basura, ruedas viejas tapando los agujeros de las arquetas, hierbas secas de más de un metro de altura, escombros, cajas de cartón y palés inservibles apilados sobre aceras medio rotas. Sin duda, sorteó, al menos, una docena de baches. Menos mal que no pasó por allí de noche porque muchas de las farolas están apagadas.

El estado de conservación del mayor polígono industrial de Extremadura deja mucho que desear. Ya hay casi 800 empresas allí instaladas, recientemente se ha anunciado un atractivo proyecto comercial como el Leroy Merlin y cada día trabajan en esta zona más de 7.000 personas.

Pero el aspecto de sus viales, del entorno en general, empeora cada semana porque la gran mayoría de los empresarios que trabajan allí no pagan sus cuotas, por lo que no existe un mantenimiento acorde ni al tamaño ni a la actividad que se genera en la ciudad más grande de la región.

El Nevero es una entidad de conservación que pertenece a Sepes, sociedad estatal dedicada al fomento de suelo industrial, aunque los servicios más básicos son atendidos puntualmente por el Ayuntamiento al no ser un recinto cerrado que cuenta con avenidas utilizadas por cualquier ciudadano, explica el presidente de entidad de conservación Manuel Ligioiz.

Sigue dividido en dos

Sin embargo, el mantenimiento es responsabilidad de los propios industriales. Y éstos están divididos en dos grupos según la ubicación de la empresa: la zona antigua o ACO-36 y la zona nueva o SUPN-E7.

En la zona nueva el problema es que el mantenimiento cuesta al mes 40.000 euros, según el administrador José Antonio Vázquez. Y sólo están pagando el 33% de los empresarios, añade Manuel Ligioiz, quien acaba de conseguir que el Ayuntamiento empiece a cobrar cuotas por vía ejecutiva desde hace dos meses mediante embargos preventivos, lo que ya ha supuesto una recaudación de 20.000 euros, muy lejos aún de la deuda acumulada que han ido contrayendo los industriales con la entidad, que asciende en total, según Ligioiz, a 400.000 euros.

«El cobro -dice- tiene carácter retroactivo y hay empresarios que no pagan desde 2004 basándose en que como no paga uno pues no paga el otro».

En la zona antigua (ACO-36) la entidad de conservación llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento por el que éste pagaría 120.000 euros al año con los que financiar la limpieza, la seguridad, las obras básicas y el mantenimiento de viales. Pero una vez acordada la cantidad, Ligioiz cuenta que los servicios jurídicos municipales estimaron que la entidad de conservación no podría, en base a sus estatutos, gestionar directamente esta aportación anual pese a que cada gasto quedase justificado, «así que perdimos un año y 120.000 euros».

Mientras tanto, se acordó que las empresas que se encargasen del mantenimiento y la limpieza tendrían que contratarlas el Ayuntamiento por procedimiento público. «Al final se hizo así, pero la primera empresa incumplió el contrato y ahora hay que darle el servicio a la empresa que quedó segunda en el concurso, Siex 2000. Sólo falta dar el visto bueno y empezar a funcionar en pocos días».

El representante de los empresarios de El Nevero también puso el ojo en el Fondo Estatal de Inversión Local, pero no hubo suerte y de la lista de 76 proyectos propuestos por el Ayuntamiento no les tocó ninguno. «Nosotros solicitamos que con parte del dinero estatal del Plan E se solucionaran algunos de los desperfectos, como acerados o bacheo de calles. De hecho, enviamos una lista de necesidades al Ayuntamiento, pero no se ha contemplado ni una sola».

Únicamente se conoce la vieja promesa de construir una rotonda en la intersección de la calle Luis Chamizo con Castillo de Alcocer, que da acceso a El Nevero desde la ciudad, pero la última vez, en abril, el concejal de Urbanismo anunció que el inicio de la obra era inminente, por lo que el acceso sigue siendo precario y peligroso. Y la única alternativa posible, se encuentra cerrada.

Se trata del vial que lleva hasta a las futuras viviendas del Cuartón Cortijo. Ya está acabado y ayudaría a descongestionar el tráfico a través de la prolongación de la avenida Jaime Mayor Zaragoza, a la que se llega directamente desde el Puente Real, pero el presidente de la entidad de conservación no se explica por qué el Ayuntamiento no lo abre.