Guijo reivindica un año más la figura de Viriato, 'caudillo verato'

Vecinos y artesanos transforman calles y plazas en un poblado vettón, en las jornadas que se dedican al legendario militar

M. A. M.| GUIJO DE SANTA BÁRBARA
Historia y fiesta se unen en las jornadas dedicadas a Viriato. / MAM/
Historia y fiesta se unen en las jornadas dedicadas a Viriato. / MAM

Un cartel a la entrada de la plaza de los Corredores de Guijo de Santa Bárbara deja pocas dudas sobre el origen de Viriato, a quien en esta zona se considera un 'caudillo verato'. Según se dice en ese cartel, la tradición cuenta que Viriato es natural de Guijo. «Y no es una invención reciente, sino un hecho arraigado en el imaginario popular desde hace siglos, que ya en tiempos del Emperador Carlos V se tenía por cosa cierta. Así lo confirman unas palabras dedicadas por el soberano a los guijeños: ¡Sed tan valientes soldados como vuestro paisano Viriato!».

Un siglo después, en 1645, fue el escritor Gabriel Azedo de la Berrueza y Porras quien confirmaba esa teoría en su obra 'Amenidades, florestas y recreos en la provincia de la Vera, Alta y Baja, en la Extremadura, en Cáceres'. Según Azedo era un engaño hacer creer que Viriato nació en la Lusitania "que hoy llamamos Portugal", ya que en su opinión lo hizo en la Lusitania antigua, comprendida en la Vetonia, «siendo natural de Guijo, lugar pequeño que está por encima de la villa de Jarandilla».

En calles y plazas

Sea o no cierto, puesto que otros pueblos españoles y portugueses también reclaman para sí el nacimiento del legendario soldado, lo cierto es que Guijo de Santa Bárbara está haciendo más que nadie en los últimos años para que así sea. En especial con las jornadas festivas que se dedican a Viriato y a la época que le tocó vivir, que transforman las calles y plazas de uno de los pueblos más altos de Extremadura, rodeado por las crestas de la sierra de Gredos, en un poblado vettón. En esa transformación participan muchos de sus vecinos ataviados para la ocasión, con pieles difícilmente soportables en una jornada de calor como la de ayer y la que se anuncia para hoy, y numerosos artesanos repartidos por distintos rincones del casco urbano.

Tampoco faltaron una comida popular, para más de 700 personas a bases de migas y vino de la tierra, y música, porque estando en la Vera no podían faltar las rondas en la calle, aunque quizá no las hubiera en la época de Viriato. De ellas se encargaron los grupos locales Ronda de los Vettones y Ronda de las Nieves. Además para la ocasión se contó con la presencia de un grupo irlandés, The Albaquirky Turkey, y otro verato, El Arroyo los Cagaos, que ofrecieron anoche un concierto vettón.

Hoy más actividades

Las jornadas continuarán hoy con la apertura, de nuevo, del mercado vettón, que además de los puestos de los artesanos incluirá actividades para niños, como el circo en la época de Viriato que recreará Asaco Producciones. Por la tarde se abrirá en el Ayuntamiento una exposición de trabajos sobre Viriato realizados por los niños del colegio.