«¿Y cómo salgo de aquí?»

A.J.A.| CÁCERES
Un coche mal aparcado impide salir a otro del garaje. / M. ACEDO/
Un coche mal aparcado impide salir a otro del garaje. / M. ACEDO

De brazos cruzados, Mercedes espera en la calle a que suceda alguna de las dos cosas que solucionarían su problema: que aparezca la grúa municipal o que haga acto de presencia el conductor del coche que hay aparcado frente a su garaje, junto al adarve de Santa Ana. «Hace una hora que llamé a la Policía Local y nada, aquí sigo esperando», explica.

La cuestión es que alguien ha dejado su BMW, con los cuatro intermitentes encendidos, frente a la puerta del garaje de tal modo que el Chevrolet Matiz de Mercedes, uno de los urbanos más pequeños del mercado, no puede salir. «Esto es el día a día aquí», asegura la mujer, que vive en la Ciudad Monumental y conoce de primera mano algunas de las incomodidades que plantea residir en un recinto concebido cuando no existían los automóviles.

«La grúa no viene, acabaré teniéndome que ir andando -anticipa Mercedes-, pero es que si llegara a venir, probablemente tampoco pueda solucionarlo, porque en este lugar no tiene espacio suficiente para maniobrar». Apenas cuatro minutos después, Mercedes se da por vencida. Cierra la cochera y enfila el adarve de Santa Ana abajo andando. Son las cosas de vivir en la Ciudad Monumental.