El impresionismo de Pedro Castaño regresa a su tierra con 'Vivencias'

Expone 40 lienzos con temas autobiográficos en la Sala 'Vaquero Poblador' de Badajoz

JUAN AGUILAR SÁNCHEZ| HORNACHOS
Castaño junto a una de sus obras. / JUAN AGUILAR/
Castaño junto a una de sus obras. / JUAN AGUILAR

Soñar no cuesta nada, eso debió de pensar el pintor Pedro Castaño Gallardo cuando con tan solo nueve años consiguió el Primer Premio de Pintura de la Diputación de Badajoz. Aquel niño de tan solo nueve años soñó que un día volvería de nuevo a su tierra siendo un pintor reconocido, ese sueño de niño se ha hecho realidad.

Con el paso de los años, Pedro Castaño, un pintor autodidacta nacido en Hornachos y criado en Pueblo Nuevo del Guadiana, se ha convertido en un artista de enorme prestigio en el mundo de la pintura. En el año 1973 se afincó junto con su familia en Mollet del Vallès (Barcelona) y se propuso investigar nuevas técnicas pictóricas, iniciando una etapa que con el paso de los años desembocaría en una pintura impresionista, con una personalidad muy sui generis. Hasta el 20 de mayo, en la Sala 'Vaquero Poblador' de la Diputación Provincial, se puede ver una muestra de su obra bajo el nombre de 'Vivencias'.

Temas autobiográficos

En la exposición se pueden ver unas 40 obras donde el artista plasma todo lo que ha pasado por su vida, la tierra extremeña que le vio nacer y por donde corretaba cuando era un niño y también su lugar de residencia, Cataluña, una tierra que le ha dado una parte muy importante de lo que es hoy día: un hombre sencillo, muy amigo de sus amigos, al que la vida no le ha regalado nada.

Las obras de Castaño cultivan un impresionismo vibrante, enérgico, dictado con fuerza gestual y gran control. Utiliza generosos empastes sin que el color pierda su pureza. Su temática es amplia: desde figuras a paisajes y marinas, poniendo el acento en los valores lumínicos. Sobre el tema se impone siempre su estilo, su capacidad técnica y su saber hacer.

Natural de Hornachos

Nacido en Hornachos en 1950, Pedro Castaño ha obtenido a lo largo de su trayectoria artística numerosos galardones, diplomas y medallas, como el primer premio de la Diputación de Badajoz en 1960 o la medalla de plata del Salón Internacional de Berziers (Francia) en 2004. Entre ambos se sucede una decena de reconocimientos.

Castaño ha obtenido también distinciones de diferentes ayuntamientos de Cataluña y Extremadura, entre los que destacan el Escudo de Oro de la ciudad hornachega, así como la sala museo con el nombre del pintor que la junta de gobierno local acordó iniciar en el año 2004. Al artista se debe el diseño de la estatua de Pau Casals que fue erigida en Mollet del Vallés, así como el busto de Zurbarán en Fuente de Cantos.

Las obras de Pedro Castaño están repartidas entre particulares, museos, palacios e instituciones, como las que muestran los ayuntamientos de Hornachos, Rabat o Fuente de Cantos, el museo Martínez Lozano, la Comandancia de la Guardia Civil de Girona o el palacio del Príncipe Felipe. Pedro Castaño también expone en estos momentos en una importante galería de arte de la ciudad china de Shangai y próximamente su obra viajará a Japón.

Fotos

Vídeos