El Plasencia se desvanece en el último cuarto

El equipo de Bohigas llegaba al descanso por delante, pero no pudo con la reacción del Caja Rioja, que tuvo en Santana su factor desequilibrante

JUAN CARLOS QUIÑONES BONILLA| LOGROÑO (LA RIOJA)
El Plasencia no pudo refrendar su gran primer tiempo y se hundió en el segundo. /  LA RIOJA/
El Plasencia no pudo refrendar su gran primer tiempo y se hundió en el segundo. / LA RIOJA

El Plasencia cayó en el primer round de la serie que le enfrenta al Caja Rioja y que se decidirá al mejor de cinco partidos. El conjunto local tuvo problemas para doblegar a los pupilos de Ñete Bohigas, que plantearon un encuentro muy serio, aunque se desmoronaron en la recta final del choque para acabar sucumbiendo por diez puntos de diferencia (77-67). Y es que la historia del Plasencia en este partido se divide en el antes y el después del descanso. Tuvieron los extremeños un gran inicio, sin embargo, tras la reanudación, los visitantes se dejaron avasallar por un Caja Rioja impulsado por la afición, además de la aportación decisiva de De Santana y Mediano, el cerebro del conjunto riojano, que desequilibró el partido.

El conjunto extremeño afrontaba la lucha por la segunda plaza de ascenso tras haber finalizado noveno en la temporada regular. Las continuas lesiones han impedido que el conjunto de Ñete Bohigas pudiera rendir a mejor nivel. Aún así, se presentaban en la cancha del conjunto riojano sin la presión que tenía el equipo local y encaraba el partido con la intención de sorprender a uno de los equipos más sólidos de la categoría a lo largo de toda la temporada.

El primer cuarto fue intenso. El Plasencia, con un buen trabajo de Jonathan Barceló, logró tomar la manija del partido consiguiendo un juego muy resolutivo con un gran acierto de Santana, la principal arma ofensiva de los placentinos. El 15-20 con el que se llegó a la conclusión de los primeros diez minutos de juego, justificaba la buena labor de los de Bohigas tanto en ataque como en defensa ante un conjunto algo errático y aparentemente atenazados por la presión.

El fuerte ritmo que impuso el conjunto visitante continuó en el segundo cuarto, aunque una tenue reacción de los riojanos permitió a los locales acercarse en el marcador. El 35-39, con el que se llegó al intermedio reflejaba la seriedad de los de Bohigas al conseguir mantener las diferencias.

Vuelta al marcador

En el tercer cuarto, el panorama cambió. El Caja Rioja asumió por fin la superioridad que se le presuponía y salió a por todas, consciente de que tenía que aprovechar a toda costa la ventaja de cancha obtenida con tanto esfuerzo a lo largo de la temporada. Merced a la buena aportación de De Santana, el conjunto de Jesús Sala le dio la vuelta al marcador y logró ir acumulando ventajas que le dieron mucha tranquilidad a su juego.

El Caja Rioja arrancó el último cuarto por delante en el marcador (58-51), una ventaja que en teoría debía ser más que suficiente para asegurar la primera victoria de la seria. Y, efectivamente, así fue. El Plasencia demostró estar a un nivel físico sensiblemente inferior, incapaz de plantear el mismo ritmo del comienzo del partido. Aún así, Santana y Robles mostraron un gran pundonor y pudieron acercar a los suyos sensiblemente en el marcador.

Al final, el Caja Rioja, que pudo mantener la cadencia anotadora, disfrutó de un final del partido sin excesivos agobios y logró una sólida victoria (77-67).

Los dos equipos se verán las caras de nuevo mañana, a partir de las 19.00 horas, con toda la presión para el Plasencia que debe tratar de sumar el triunfo para tener opciones de pasar la eliminatoria.