Jardines ensaya con mosquitos en vez de pesticidas para matar plagas en árboles

Técnicos municipales y de una empresa valenciana inician el nuevo tratamiento, a base de mosquitos y cochinillas Se ha aplicado en la avenida Virgen de Guadalupe y El Vivero

ANTONIO J. ARMERO| CÁCERES
Una ingeniera prepara el recipiente con insectos antes de colgarlo en el árbol enfermo. /LORENZO C./
Una ingeniera prepara el recipiente con insectos antes de colgarlo en el árbol enfermo. /LORENZO C.

Hace tiempo que la sección de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Cáceres le declaró la guerra al pulgón, una de las plagas que en mayor medida afectan a los árboles de la ciudad. Hasta ahora, en este pelea, el arma principal eran los pesticidas, una solución eficaz pero con una larga lista de inconvenientes.

El auge de las políticas en defensa del medio ambiente a todos los niveles ha situado a los pesticidas en el grupo de las soluciones perseguidas, por su elevado poder de contaminación. A partir de esta constatación, el Ayuntamiento está probando un remedio más respetuoso con el medio ambiente: el empleo de insectos. Y el ensayo empezó ayer.

Devoradores

Técnicos de la empresa Distiagro S.L., con sede en Sagunto (Valencia) y responsables municipales recorrieron la avenida Virgen de Guadalupe y varias calles del barrio de El Vivero, los dos lugares que servirán para calibrar la efectividad de este nuevo método.

En líneas generales, consiste en soltar distintas especies de insectos, principalmente mosquitos y cochinillas, que destacan por su capacidad destructiva ante el pulgón. «Tanto el mosquito introducido como la cochinilla clásica son grandes devoradores de pulgón», explica Miguel Durán, jefe de la sección de Parques y Jardines.

Es la primera vez que Cáceres experimenta un remedio así para esta plaga, y la decisión de si el tratamiento se repetirá más adelante, e incluso si se convierte en la nueva forma de luchar contra el pulgón, dependerá del resultado obtenido en esta prueba. Para ello, será necesario esperar varias semanas para comprobar la efectividad de estos insectos sobre la dañina plaga.

Procedimiento sencillo

La aplicación de este nuevo remedio contra el pulgón sigue un procedimiento sencillo, que ayer repitieron los especialistas en varios ejemplares de acacias de la avenida Virgen de Guadalupe y de El Vivero. En esta zona, además, se hará la prueba también en varias catalpas. Básicamente, el método consiste en colgar de una de las ramas del árbol enfermo una pequeña caja de cartón en la que hay varias larvas. Poco a poco, irán abandonando ese recipiente y recorriendo el tronco y las ramas en busca de su comida, o sea, erradicando la plaga.

La no utilización de pesticidas tiene efectos positivos no sólo sobre el medio ambiente, sino también sobre la salud de las personas. De hecho, el Ayuntamiento llegó a cambiar algunas de sus rutinas en la fumigación de árboles tras una queja vecinal. En el verano del año 2005, los trabajos cambiaron de horario y llegaron a empezar a las cinco de la mañana, después de que un viandante denunciara al Consistorio por el daño que le ocasionó pasar junto un árbol sobre el que se acababa de aplicar insecticida.

A diferencia de este tratamiento, el que se está ensayando a base de mosquitos y cochinillas no tiene ningún efecto negativo sobre la salud de las personas. ya que se trata, según explica Miguel Durán, de «insectos completamente inocuos».

Fotos

Vídeos