España, reino del condón

Pese al imparable ascenso de la píldora, el preservativo es empleado por cuatro de cada diez mujeres españolas menores de 50 años como método anticonceptivo

JULIÁN MÉNDEZ
Iñaki Lete presenta la encuesta de Bayer Schering./ JORDI ALEMANY/
Iñaki Lete presenta la encuesta de Bayer Schering./ JORDI ALEMANY

«Por ahí fuera nos llaman los reyes de la goma». Iñaki Lete, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Santiago de Vitoria, resume con esa frase la realidad anticonceptiva del País Vasco, que es extensible a toda España.

España es el reino del condón. En especial, entre mujeres de 15 a 24 años. En esa franja de edad, es decir, entre las adolescentes que debutan o mantienen sus primeras relaciones sexuales estables, una de cada dos chicas usa condón como sistema anticonceptivo.

Otra cosa es cómo lo usan. No demasiado bien, por lo que parece. Ahí están las cifras de abortos (112.000 en España el pasado año, según el Ministerio de Sanidad), el número de embarazos no deseados entre adolescentes y la creciente demanda de la 'píldora del día después' para subsanar errores, olvidos y fallos.

Lete, que participó ayer en Bilbao en la presentación de los resultados de la VI Encuesta Bayer Schering Pharma sobre anticoncepción en España, subraya que los abortos son consecuencia de esos dos millones de mujeres que mantienen relaciones sexuales en España sin protección o que hacen mal uso del condón o emplean métodos anticonceptivos ineficaces (marcha atrás y métodos naturales como el Ogino o la medición de la temperatura basal, usados sin rigor).

También, subraya, del profundo cambio sociológico experimentado en este país por la inmigración.

Los inmigrantes son un 12% de la población. Pero entre las mujeres que abortan, las extranjeras representan una cuarta parte, el 25%. Otras costumbres sexuales (entre emigrantes magrebíes e hispanoamericanos) y otros referentes y modelos educativos ayudarían, según Lete, a explicar esta realidad. «Los rumanos son la segunda comunidad entre los emigrantes. En Rumanía el aborto era un método anticonceptivo más en la época de Ceaucescu», explica Iñaki Lete. «En nuestras consultas atendemos a mujeres rumanas que nos dicen que han abortado una decena de veces», ilustra el ginecólogo.

«Por lo que sabemos, una de cada cuatro mujeres no usa de forma adecuada el preservativo; de ahí que se registren embarazos no deseados. No es que fallen los métodos, fallamos nosotros», señala.

Mal uso del preservativo

El mal uso (o no uso) del condón viene dado «por lo imprevisto de la relación» sexual (43% de los casos) y «por no interrumpir la relación», señalan las mujeres encuestadas. «Llevar un condón en el bolso no significa que una chica esté pidiendo sexo o que el chico que lo lleve en la cartera sea un cerdo. Noooo. Llevar un preservativo encima no es nada peyorativo. Al contrario, es un sistema de prevención», recuerda Lete.

Un total de 2.108 mujeres de entre 15 y 49 años han sido entrevistadas en toda España por Bayer Schering Pharma para conocer sus opciones anticonceptivas. Sus datos y conclusiones son aplicables punto por punto a Euskadi.

Según estos datos, el 78,8% de las mujeres de entre 15 y 49 años emplea algún método anticonceptivo. «La generalización del uso de anticonceptivos es una buena noticia», apunta Lete. Entre el 21% que no los usa -«una cifra similar a la de los países de nuestro entorno», explica el ginecólogo- hay mujeres que o no mantienen relaciones sexuales (47%), que desean quedarse embarazadas (15%) o que ya están encintas (6%). El resto no los emplea por temor a efectos secundarios (4%) o porque su pareja «no quiere» (2%).

El ascenso de la 'pirula'

Al tiempo, el ascenso del uso de la píldora es imparable. Un 17,9% de las vascas la usa en 2009.

Se incrementa también en Euskadi el empleo de otros métodos hormonales (como anillos y parches) hasta representar ya el 5,7% del total. Los anticonceptivos hormonales (cuyas bondades defienden los ginecólogos frente a otros sistemas) son usados ya en el País Vasco por una de cada cuatro mujeres en edad fértil.

Así mismo, las usuarias de las píldoras son las mujeres que más satisfechas se declaran con el anticonceptivo escogido (93% frente al 79% de satisfacción del preservativo). Entre los motivos que llevan a las mujeres a usar la píldora destaca la regulación del ciclo (61,4%), el alivio de los síntomas durante la regla (31,8%), mejoría de la piel o el cabello (18,2%) y reducción del sangrado (anemia), con el 9,1%.

La píldora, legal en España desde el 7 de octubre de 1978 (20 años más tarde que en el resto de los países europeos) y puesta a punto por los investigadores Rock, Pincus y García, tiene hoy poco que ver con el 'Enovid' de la formulación original. «Una píldora de los años 60 equivale a 12 de las de hoy en día», explica Lete.

La menor carga hormonal de la píldora actual no hace necesario el período de descanso. Aún así, el 37% de las mujeres vascas 'descansa' todavía hoy. ¿Por qué? «La mayoría, un 73%, es por recomendación médica. Algo no estamos haciendo bien, porque ahora no tiene ningún sentido. Hay falta de formación entre los profesionales, un hecho que debemos corregir», apunta el ginecólogo.

Otra buena noticia, según Lete, es el crecimiento del llamado doble método (combinación del preservativo y de la píldora) que, además de ser una garantía total de anticoncepción, comporta una plena seguridad en la evitación de enfermedades de transmisión sexual.

Al tiempo, la encuesta constata que los métodos anticonceptivos definitivos (vasectomía y ligadura de trompas) están en declive. Una consecuencia, apunta Lete, de los nuevos tiempos que viven las relaciones. La constatación de que cerca del 50% de las actuales parejas se separará o divorciará con el paso de los años obliga a hombres y mujeres a dejar abiertas las vías de la procreación.