UPA denuncia a cuatro grandes superficies por vender aceite por debajo del coste

Considera que es una práctica que hunde los ingresos de los productores

L. E.
Huertas muestra el contenido de la denuncia antes de presentarla en el registro de Economía./ BRÍGIDO/
Huertas muestra el contenido de la denuncia antes de presentarla en el registro de Economía./ BRÍGIDO

Se llaman 'artículos gancho', y suponen la base de una de las principales estrategias comerciales del mundo actual. Consiste en ofertar productos a precios irresistibles para atraer clientela, que luego acaba llenando el carro de la compra con otros artículos que no son tan baratos. Suelen estar colocados en sitios estratégicos, de forma que el cliente tiene que recorrer muchos pasillos antes de llegar a él. La organización agraria UPA-UCE Extremadura considera que cuatro cadenas de grandes superficies están llevando esta práctica hasta las últimas consecuencias con el aceite de oliva. Incluso, hasta el punto de vender el producto por debajo del precio de coste, lo que está originando una caída generalizada de precios en origen, los que cobra el agricultor. Considera que esta práctica es ilegal, además de abusiva y contraria a las leyes de la libre competencia. Consumidores Por eso, ayer presentó una denuncia formal ante el órgano de Defensa de la Competencia de Extremadura, dependiente de la Consejería de Economía. Concretamente, se acusa a las empresas Carrefour, Día, Lidl y Supermercados El Corte Inglés de vender por debajo de los costes de producción, es decir 2,43 euros por litro. El texto fue registrado por el secretario regional de UPA, Ignacio Huertas, y por el abogado del gabinete jurídico de la organización, Manuel Moralo. Huertas aseguró que esta práctica «fraudulenta» está generando el «hundimiento» de los precios del producto en origen y, como consecuencia, una «situación muy difícil» para los agricultores del olivar tradicional, recoge Europa Press. Dijo que esta venta a pérdida constituye una «vulneración» de la Ley de Comercio Minorista, planteada por las empresas denunciadas como «gancho para llamar clientes», pese al «gran perjuicio» que con ello ocasionan a un sector que en Extremadura genera 800.000 jornales al año y 1.000 puestos de trabajo fijos. Según UPA, Lidl y Día estarían vendiendo el litro aceite de oliva refinado a 1,79 euros y a 2,25 euros, respectivamente. Carrefour lo estaría haciendo por 1,99, en el caso del aceite de oliva refinado, y por 2,33, en el de oliva virgen-extra. Hipercor, estaría distribuyendo aceite virgen-extra por debajo de su coste de producción. Por su parte, Moralo indicó que esta práctica está contemplada como una «práctica restrictiva de la competencia», porque constituye «un abuso de posición dominante» por parte de las distribuidoras, y «un acto de competencia desleal». De la presentación de esta denuncia, dijo, la consecuencia más inmediata será la apertura de una investigación, por parte de Defensa de la Competencia, que deberá determinar si las distribuidoras denunciadas están o no «vulnerando» la normativa. Si es así, dicho tribunal ordenará el cese «inmediato» de la misma. Además, añadió Moralo, al tratarse de una infracción considerada «grave», las distribuidoras en cuestión podrían enfrentarse a una multa equivalente al 1% del volumen de ventas, durante el período que se haya producido la «infracción».