La mujer asesinada en Valencia de Alcántara murió asfixiada al taparle la boca su agresor

SERGIO LORENZO
Los vecinos de Valencia de Alcántara se manifestaron para mostrar su repulsa por el asesinato. / HOY/
Los vecinos de Valencia de Alcántara se manifestaron para mostrar su repulsa por el asesinato. / HOY

La muerte de Isabel A. B. ha sido angustiosa. Su agresor la mató por asfixia. Asustada, ella quería gritar para pedir ayuda, pero él la sujetó fuertemente y le tapó con una mano la boca y la nariz para evitar llamar la atención de los pocos vecinos de Las Casiñas, pedanía de Valencia de Alcántara. El presunto agresor es su marido, José María Guapo, que ha asegurado que él no quería matarla, que lo que intentaba es que no gritara. Isabel y José María, de 54 y 66 años de edad, habían nacido en Las Casiñas, y los dos querían vivir un reencuentro en su pueblo después de haber tenido una convivencia muy tortuosa, con un carácter muy violento por parte de José María. Los dos habían tenido tres hijos, y después de vivir juntos en Madrid, se habían separado. Ella residía en Humanes, una ciudad de 13.000 habitantes que está al sur de Madrid, y él en el barrio de Vallecas. José María está jubilado e Isabel trabajaba de limpiadora de un colegio. José María ha sido condenado dos veces por maltratar a su mujer. Una vez en el 2004 y otra en el 2008. No podía acercarse a Isabel a una distancia de menos de 500 metros. Él fue detenido dos veces por pegar a su mujer en la vía pública en la localidad de Humanes: una vez delante del centro de salud y otra frente a la Comisaría. A principios de este año fue también detenido por quebrantar la orden de alejamiento. Un hecho que ha llamado la atención en este caso, es que Isabel acudió en tres ocasiones al juzgado para pedir que anularan la orden de alejamiento contra José María. Otra oportunidad Isabel decidió dar otra oportunidad a su marido, y se fueron a pasar cinco días lejos de jueces y de policías, a Las Casiñas, pedanía de Valencia de Alcántara de menos de 100 habitantes. Llegaron el 7 de abril, martes, y esperaban volver a Madrid el 11 de abril, sábado. Un día antes ocurrió la tragedia: el Viernes Santo, a primera hora de la mañana discutieron e Isabel murió. A la hora de comer uno de sus hijos fue a buscarles encontró a su madre muerta en la cama, y a su padre en una esquina de la habitación. Se juzgará en Humanes La Fiscalía de Cáceres solicitará al Juzgado de Valencia de Alcántara que se inhiba a favor del juzgado correspondiente de Humanes (Madrid) en el caso del asesinato de I.A.B., según dijo ayer la Fiscal-jefe provincial de Cáceres, Marta Abellán, quien informó que la ley establece para estos casos que sean los juzgados del lugar donde residen las víctimas los que se hagan cargo de las causas judiciales respectivas, «al tratarse de un delito con competencias territoriales cuya instrucción corresponde al Juez de Violencia sobre la Mujer del lugar de residencia», informa Emilio José Rodríguez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos