Logrosán aspira a tener una de las mayores plantas solares del mundo

La Consejería de Medio Ambiente da luz verde al proyecto de Abengoa. En principio se contemplan 150 megavatios, pero se podrían alcanzar los 400

LUIS EXPÓSITO
Imagen de las placas solares de la planta de Solaben en Sanlúcar la Mayor. Lo promueve Abengoa, la misma empresa que quiere invertir en Logrosán.|HOY/
Imagen de las placas solares de la planta de Solaben en Sanlúcar la Mayor. Lo promueve Abengoa, la misma empresa que quiere invertir en Logrosán.|HOY

La carrera para construir la planta solar más grande del mundo tiene un nuevo competidor. Se llama Solaben, tendrá su hogar en Logrosán y acaba de recibir el visto bueno de Medio Ambiente. En un principio, tendrá una potencia instalada de 150 megavatios, que triplica la de la mayoría de las plantas más grandes que se están construyendo en la actualidad. Pero, si se cumplen los planes iniciales del promotor, la sevillana Abengoa, se podría alcanzar los 400. Si se llega a esta cifra, sería sin discusión la más grande del mundo. De forma periódica, aparecen anuncios de nuevas instalaciones solares que se arrogan el derecho de ser reconocidas como las mayores. Sin embargo, no siempre es así. Además de las exageraciones, siempre aparece después otra iniciativa que aspira a ello. Sólo en Extremadura, han merecido ese apelativo al menos tres parques: los de Trujillo, Abertura y Don Álvaro. También influye el hecho de que haya innumerables categorías: fotovoltaicas, termosolares (técnicamente son termoeléctricas), de torre, de un eje, de dos... Parece que hay cierto consenso en que la planta más grande de las que están funcionando en el mundo se llama SEGS (iniciales de Solar Energy Generating Systems), y se encuentra en el desierto californiano de Mojave. Realmente no se trata de una sola planta, sino de nueve que permanecen juntas y que suman 354 megavatios de potencia instalada. A mucha distancia aparece en este ránking 'Nevada Solar 1', que también está en los Estados Unidos. 'Solamente' tiene 63 megavatios. En Sevilla De las que están en construcción, destaca sobre todo el proyecto Solucar. Lo promueve la propia Abengoa y se localiza en la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor. Según los datos aportados por la empresa, será un plataforma que combinará varios tipos de generación, que juntos sumarán nada menos que 300 megavatios. 50 de ellos funcionarán a partir de tecnología de torre y otros 250 serán obtenidos de colectores cilíndrico parabólicos. 1,2 megavatios los producirá la tecnología fotovoltaica y 80 kilovatios a partir de tecnología disco Stirling. Está previsto que su construcción termine en 2013 y proporcionará electricidad para 153.000 hogares. Se calcula que evite la emisión de 185.000 toneladas anuales de dióxido de carbono, un total de 4 millones de toneladas durante su vida útil. Costará 1200 millones y ocupará un área de 800 hectáreas. Con todos estos antecedentes, parece claro que el proyecto de Logrosán se configura como uno de los más importantes del planeta. El pasado viernes, el Diario Oficial de Extremadura (DOE) publicaba la declaración de impacto ambiental de Solaben 1, 2 y 3. Al igual que en el caso de California, son tres plantas que administrativamente están separadas pero que realmente funcionan juntas. Esto es así debido al límite legal que no permite plantas de más de 50 megavatios. En total, ocuparán 626 hectáreas de terreno, que viene a ser el equivalente de 1.200 campos de fútbol, y en principio la inversión total rondará los 440 millones de euros. Un cálculo aproximado permite aventurar que generará una cantidad de energía eléctrica suficiente para abastecer a un número de hogares que oscila entre los 70.000 y los 90.000. Las instalaciones son de tecnología termosolar, que por regla general son más grandes que las fotovoltaicas y están viviendo ahora su auténtica expansión. Además de las placas solares, el proyecto también incluye sistemas de almacenamiento de calor, calderas de combustión, centrales de generación, subestación de transformación y la línea de evacuación de 400 kilovatios. Hasta ocho Pero al parece, esto sólo es el inicio. Según Isabel Villa, alcaldesa de la localidad, el proyecto contempla un total de ocho plantas, aunque por el momento sólo sean seguras las tres cuya tramitación se ha iniciado. Con el tiempo, se espera que se inicien las otras cinco. Por lo tanto, la potencia final puede alcanzar los 400 megavatios, más que la mítica instalación de California. «Teniendo muchas plantas juntas se consigue aumentar la rentabilidad, ya que pueden optimizar las infraestructuras y los costes», asegura Villa. Por ese mismo motivo, se asegurará que los 450 puestos de trabajo que se esperan crear se mantengan a lo largo de cinco años. Una vez concluidas las obras, el promotor asegura que se generarán otros 50 empleos de carácter indefinido para el mantenimiento y vigilancia posterior de las instalaciones. Pero todavía puede venir más. Existen otras dos empresas que están interesadas en levantar otras cuatro plantas termosolares, pero se trata de ideas a más largo plazo. También en cartera permanece la idea de construir un planta de biomasa.