La crisis triplica el número de solicitudes para trabajar en la central nuclear

A cinco días del cierre del plazo de inscripción, la planta de Almaraz cuenta ya con 2.000 peticiones. En abril y octubre contratarán a cerca de 1.200 personas, que se unirán a los 700 de plantilla

ELOY GARCÍA
Trabajadores junto a la vasija de uno de los reactores.|HOY/
Trabajadores junto a la vasija de uno de los reactores.|HOY

La crisis ha disparado el número de solicitudes recibidas en la central nuclear de Almaraz para trabajar en una de sus habituales recargas de combustible. El número de personas que desean tomar parte en estos trabajos casi triplica ya al de anteriores recargas, cuando aun faltan cinco días para que se cierre el plazo de inscripción. La próxima recarga comenzará el 20 de abril en la Unidad I con una duración prevista de 23 días. A los más de 700 trabajadores que habitualmente trabajan en la planta nuclear almaraceña se unirán cerca de 1.200 personas más, puestos para los que los distintos ayuntamientos de la zona (la captación se hace a través de éstos) cuentan ya con unos 2.000 inscritos. Los datos se conocían en la mañana de ayer en Navalmoral de la Mata (Cáceres) en el transcurso del informe del segundo semestre de 2008, que los responsables de la planta calificaron como «bueno» ante los óptimos resultados de producción obtenidos y la ausencia de incidentes, no existiendo ninguna parada no programada. Buena parte de este exponencial crecimiento de la demanda podría tener su explicación en la cada vez más acusada pérdida de empleos en otros sectores, como ocurre en la construcción, y el retorno de numerosos trabajadores a sus poblaciones de origen. Como ejemplo de la evolución de la peticiones ponían el caso de Navalmoral de la Mata, la población de mayor entidad de la zona, en la que se han pasado de unas 150 solicitudes a 500. Prioridad y proximidad Tanto el director-gerente de la planta almaraceña, José María Bernaldo de Quirós, como el responsable de Relaciones Institucionales, Aniceto González, lamentaron no poder dar cabida a todas las solicitudes, recordando que han de priorizar en el empleo de la zona. Concretamente en los municipios más cercanos. Primero los correspondientes a la Zona 1 (enmarcados dentro de un radio de 10 kilómetros) y después en la Zona 2 (radio de 20 kilómetros). No obstante lo que por un lado se ha anunciado como un año «complicado» por los responsables de la central, por otro supondrá un alivio, al menos en parte, para el desempleo. Y es que el 2009 acogerá dos recargas de combustible, una por cada unidad. A la que comenzará en abril le seguirá otra programada para finales de octubre en la Unidad II, con mayor necesidad de trabajadores y de más duración, prácticamente el doble (más de 40 días) al aprovechar la parada de las instalaciones para acometer la sustitución de varios equipos, que mejoraran la seguridad y rendimiento de la planta. Precisamente en este rendimiento han hecho hincapié Quirós y González, señalando que el 2008 es el quinto año más productivo en la historia de las dos unidades de la central de Almaraz, con 16.089 gigawatios/hora, llegando el total acumulado desde su puesta en marcha a 370.230. En el mismo periodo se han generado 121,06 metros cúbicos de residuos de baja y media actividad. Más segura De igual forma subrayaron los óptimos resultados obtenidos en otros campos, como el de la seguridad, con ninguna parada no programada en el mismo año. Si este dato continua así, en mayo se cumplirán tres años con ausencia de paradas automáticas. Además informaron de la creación de un nuevo departamento dependiente directamente de la Dirección General de la planta. Se trata de la Dirección de Seguridad y Calidad, que agrupa otros cuatro departamentos, entre los que se encuentra Medio Ambiente. Por otro lado se refirieron al relevo generacional que está atravesando la plantilla, por lo que se está incidiendo en la formación de los trabajadores. En 2008 se han organizado 257 cursos con un total de 2.612 participantes (tanto de plantilla como de recarga). Estos datos arrojan una media de 129 horas de formación por cada trabajador. Para concluir anunciaron la realización de un estudio por parte de la Universidad de Extremadura sobre el impacto que tendría el cierre de la central nuclear sobre la población de la zona en el año 2021.