«Gracias al Partido Popular cada vez más gente quiere ver a Soziedad Alkoholika»

El empresario que suspendió el concierto del grupo vasco por coacciones opina que en la ciudad no se perciben grupos radicales, «están en internet y de forma anónima»

J. LÓPEZ-LAGO
El promotor del polémico concierto ayer sobre el escenario. / ARNELAS/
El promotor del polémico concierto ayer sobre el escenario. / ARNELAS

El 12 de mayo hará tres años que el alcalde de Badajoz inauguró el Centro de Ocio Contemporáneo (COC) en el barrio de San Roque. Su gerente, Ricardo Utrera, hijo de militar, nacido en Badajoz hace 42 años, objetor de conciencia y militante del PSOE, confiesa que este jueves fue uno de los peores días al frente de la sala cuando, por presiones de tinte violento, se vio obligado a suspender el concierto del grupo vasco Soziedad Alkoholika, al que algunos colectivos siguen acusando de enaltecer la violencia de ETA pese a que han sido absueltos judicialmente. «Me quedan unas pocas asignaturas para acabar Ciencias Políticas y creo que haré mi proyecto de fin de carrera sobre lo que me acaba de ocurrir», dice este empresario. - ¿Qué pasó el jueves? - (Responde con un ejemplar de la Constitución en las manos) Lo de ayer (el jueves) me pareció lamentable. Pasó que cientos de seguidores se quedaron sin ver a un grupo como Soziedad Alkoholika, al que se le acusa reiteradamente de ser terroristas por parte de sectores marginales, la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) y miembros del Partido Popular, cuando todos saben que este grupo ha condenado públicamente el terrorismo o que Luis del Olmo tuvo que pedirles disculpas. Por eso no procedía una situación como la de ayer. La gente me llamó perro, terrorista y es verdad que he recibido amenazas anónimas. Lo que me parece increíble es que con tanta información como hay la gente pueda estar tan desinformada. Fíjate, al final lo que ha pasado es que gracias al Partido Popular más gente quiera ver a este grupo. - ¿Cómo era la gente que le amenazó? - Curiosamente eran mujeres mayores. Algunas escupieron en el local delante de mí. - ¿En qué momento tomó la decisión de suspender el concierto? - Empezó a preocuparme el aforo del local. Nunca vendemos más de 300 entradas para que la gente esté cómoda. Pero es que fuera se habrían quedado más de 500 personas y si se cumplían las amenazas vendría gente a manifestarse en contra. Eso me preocupaba. - ¿Cree que en Badajoz hay radicales de izquierda y de derecha? - Creo que no. A lo mejor anónimamente en foros de internet o corros de café, pero socialmente no percibo este problema. También quiero decir que no es cierto que el Ayuntamiento o la policía me haya amenazado con retirarme el contrato. - Pero por la mañana vino la Policía Nacional a su local ... - Sí y quizás demasiada policía. Cuando llegué entre las diez y las once ya estaban aquí. Pero sólo me dijeron que tenían conocimiento del concierto, que podía ser conflictivo y que estaban allí para ayudarme en lo que fuera necesario. También que necesitaría una seguridad privada tanto exterior como interior, sobre lo cual no habría ningún problema porque el propio grupo se ofreció a pagarla. Lo que sí me molestó mucho fueron las declaraciones del señor Fragoso (concejal portavoz municipal) linchando públicamente a la sala. Entiendo que él tenga que dar de comer a los sectores de la derecha más extrema que en ocasiones apoya al Partido Popular, pero no procedía que se cebara con nosotros. - ¿Puede aclarar de dónde recibe usted las ayudas y hasta qué punto el local es público o privado? - Esto fueron los primeros multicines de Badajoz y con la crisis del sector cerraron. La propiedad es municipal y salió su explotación a subasta pública. Fui el único que se presentó y acometimos una reforma, tanto estética como de contenidos, para dotar a Badajoz de un espacio cultural distinto y multifuncional. Hacemos varios festivales de cine (Gay, Posible, Social), somos Filmoteca, cine-club municipal y hay una programación más o menos estable de teatro y música en directo con un objetivo primordial, que es el apoyo a los nuevos creadores. Sobre el concierto de Soziedad Alkoholika hay que decir que nadie les paga. Ellos vienen a taquilla, sin caché y sin recibir dinero público alguno. - ¿La sala sí cuenta con ayudas? - Sí porque es la sede de la Filmoteca en Badajoz y a cambio prestamos un servicio profesional de proyeccionistas, personal de sala y demás. No recibe ayudas del Ayuntamiento y jamás las recibió para hacer la obra. Eso salió de mi patrimonio personal. La explotación es privada mediante un contrato de cuatro años renovables. - ¿Renovará el contrato? - Por mi parte sí. Estamos muy contentos con la acogida en la ciudad. Cada vez viene más gente. - ¿Se siente libre para programar? - Sí, totalmente y lo hago teniendo en cuenta la demanda de nuestros clientes. Ésa fue, por ejemplo, una de las razones para traer a Soziedad Alkoholika. - ¿Afecta la crisis a negocios como el suyo? - Se resiente todo, pero hay un hecho curioso y es que la música ha vuelto a la calle porque la gente ya no compra Cd's. Los grupos viven del directo y vuelven a las salas. No pinta tan negro. Además, el cine de la Filmoteca vale un euro. - Acaba de reabrir el Círculo Pacense, otro espacio cultural más en la ciudad, ¿qué opina? - Lo valoro muy positivamente, pero ojalá tuviéramos diez salas más porque Badajoz aún carece de espacios culturales. La gente está deseando que se celebren actividades. A mí me gustaría proyectar cine en La Alcazaba, es un espacio único para hacer cosas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos