Suspenden el concierto de Soziedad Alkoholika en San Roque para evitar altercados

La Asociación de Víctimas del Terrorismo está en contra de sus letras y el portavoz municipal los llamó «calaña» y «pro etarras»

J. L. G.
El Grupo Soziedad AlkohóliKa actuando en Plasencia en 2006 . / HOY/
El Grupo Soziedad AlkohóliKa actuando en Plasencia en 2006 . / HOY

En este caso la música no amansa a las fieras. El concierto de Soziedad Alkoholika (S.A.) estaba convocado en Villanueva de la Serena, pero se suspendió por problemas de permisos del local y se trasladó a última hora a Badajoz, donde estaba previsto que este grupo punk de origen vasco tocara anoche a las diez en el Centro de Ocio Contemporáneo (COC) de San Roque. Sin embargo, la oposición a este grupo fue enrareciendo el y el titular de la sala, Ricardo Utrera, anunció que la mejor opción era retirarlo para evitar altercados. Los S.A. y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) no son una buena pareja. De hecho, las protestas de este colectivo ya han motivado alguna que otra suspensión de sus conciertos. La AVT los acusa de simpatizar con el entorno de ETA y sus organizaciones juveniles, ya que tienen canciones como 'Síndrome del Norte' o 'Explota cerdo' «en las que se denigra a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y se ofende de manera clara a las víctimas del terrorismo», indicó en un comunicado desde Madrid la asociación, cuyo mensaje fue apoyado horas después por otro escrito similar firmado por Santiago Moriche, presidente de la Asociación Extremeña de Víctimas del Terrorismo. Demanda alta de entradas Ricardo Utrera, gerente del COC, lugar donde se iba a celebrar el concierto, declaró ayer que había recibido varias amenazas de muerte a través de llamadas y mensajes a su móvil si no impedía el concierto. «Teniendo en cuenta que el aforo está limitado a 300 personas y ya habíamos recibido peticiones de más de mil entradas, pensé que lo mejor era suspenderlo para evitar altercados». En cualquier caso -añade- a todos los que hayan comprado una entrada se les devolverá el dinero. Utrera dice estar a favor «de la no violencia, de la cultura y de la no censura», y no entiende el revuelo que ha causado la presencia de este grupo de origen vasco, que está de gira «y tienen muchas peticiones de sus seguidores de Badajoz para tocar aquí. Como el siguiente concierto es en Lisboa, pensaron que podían venir al fin a Badajoz, donde hoy (ayer) ya había personas llegadas de Madrid, Salamanca, Sevilla y varios puntos de la provincia, muchos de ellos con el CD comprado en El Corte Inglés para que se lo firmasen». Ricardo Utrera recuerda que el grupo ya ha sido procesado judicialmente por la Audiencia Nacional y salió absuelto. Además, subraya que las letras que siempre incluyen las asociaciones en su contra en los comunicados «Soziedad Alkoholika ya las ha retirado de su repertorio cuando tocan en directo. Al final, lo que están haciendo algunos es darle más publicidad al grupo alimentando el morbo de ir a ver un grupo que, aunque es legal, parece clandestino». Fragoso, en contra Por su parte, la noticia de que el grupo punk venía a la capital pacense motivó que el concejal del Partido Popular y portavoz municipal, Francisco Javier Fragoso, calificara ayer en rueda de prensa de «indigno» y «vergonzoso» que la ciudad de Badajoz «tenga que soportar que haya un grupo musical de esa calaña», ya que, a su juicio, Soziedad Alkohólika «es un grupo independentista pro etarra que hace apología de los peores valores que se pueden tener en democracia». Fragoso recordó que el Centro de Ocio Contemporáneo, aunque de iniciativa privada, recibe dinero público por parte de la Junta, por ser la sede de la Filmoteca de Extremadura en Badajoz, por lo que ha dicho no entender cómo la citada sala «puede caer en el nivel de organizar un concierto de ese tipo». Por su parte, el gerente del COC, Ricardo Utrera, añadió que ayer, sólo unas horas antes del concierto, la sala que él dirige tenía programada la película 'Todos estamos invitados», de Manuel Gutiérrez Aragón y precisamente sobre la vida de un profesor amenazado por ETA.