Los quesos extremeños desafían la crisis y afianzan su mercado

Torta del Casar, Queso Ibores y Queso de La Serena no bajan la producción y venden todas las piezas certificadas

JAVIER SÁNCHEZ PABLOS
Jóvenes haciendo queso con la participación de las tres denominaciones de origen.|JSP/
Jóvenes haciendo queso con la participación de las tres denominaciones de origen.|JSP

En algunos casos, no importa que 'nos la den con queso', siempre y cuando sea de calidad. En la mayoría de los hogares no falta este alimento. Se ha consagrado como una grata compañía en la mesa. Además, los entendidos dicen que forma parte de la dieta mediterránea y de esos desayunos saludables que ahora están de moda. También es un producto con el que casi siempre se queda bien a la hora de celebrar una comida o una cena con invitados. Se pueden elegir de pasta blanda o dura; de cabra o de oveja. Eso sí, los consumidores prefieren los de calidad. Éstas son algunas razones de que, a pesar de la crisis económica, el queso de calidad siga estando de moda. Ese hecho hace que las tres denominaciones de origen de este producto existentes en la región continúen vendiendo las piezas que certifican y, en algunos casos, aumenten esas ventas. Por tanto, se puede decir que Queso Ibores, Torta del Casar y Queso de la Serena mantienen sus niveles de negocio. El director técnico de Torta del Casar, Javier Muñoz, apunta que hay muchos usuarios que «no miran tanto el dinero» y sí consumir un producto que tenga el máximo control, como son los de las denominaciones de origen. Ese sello de calidad «asegura el proceso de elaboración, el origen, la referencia y una técnica». Su homónimo en Queso Ibores, Javier Jiménez, resalta que los consumidores, cada vez miran más el etiquetado que garantiza la trazabilidad. Por ello, «las denominaciones de origen aportamos un plus en esa calidad». En este mismo sentido se pronuncia el gerente de Queso de la Serena, Antero Manuel Murillo, Aunque la crisis no ha afectado en las cantidades vendidas, quizá sí, en la forma de esas ventas. La reducción de los recursos económicos, unido al cambio del modelo familiar ha provocado que se apueste ahora por los formatos más pequeños, ya que son más baratos. «En la actualidad, se trabaja de una forma más asidua con piezas de un kilo y de medio», dice el responsable de Torta del Casar. En Queso Ibores también ha aumentado las ventas de las piezas certificadas de mitades y cuartos, que son unos 250 gramos. Por su parte, La Serena está estudiado la posibilidad de vender unidades más pequeñas. «Las familias ahora son más pequeñas», indica Murillo Sin embargo, no sólo de la calidad viven los tres consejos reguladores. Necesitan dar a conocer sus productos. Por ello, las denominaciones de origen tienen, entre sus prioridades, participar en las distintas ferias y no escatimar en actos promocionales. Torta del Casar El director técnico de Torta del Casar destaca que hay que apostar por la calidad, «que sigue siendo un reclamo para el cliente». Un ejemplo de ello es que las ventas en 2008 de esta denominación de origen se mantuvieron en los mismos números que en el año 2007. Matiza que todo lo que se certificó, se vendió. A pesar esos buenos resultados, sí se han dado algunos cambios debido a esa crisis económica. Durante 2008, los pedidos de los vendedores se hicieron en cantidades más pequeñas y más a menudo que en otras épocas. «Nadie quería quedarse con stocks en los almacenes». También detalla que los productores han controlado el proceso de elaboración para que no quedarse con las cámaras llenas. A pesar de los malos tiempos, Javier Muñoz tiene claro que su denominación de origen no debe reducir gastos para conseguir los mejores resultados. Por ello, se trabaja en dar un grado más de confianza a los consumidores asegurando la máxima calidad. Tampoco escatima dinero en la promoción. Gracias a esta labor, Torta del Casar está asentada en Madrid, Comunidad Valenciana y Cataluña. También quiere potenciar sus productos en los mercados del País Vasco. Tampoco se olvida de Extremadura. Para estar presentes en distintos puntos del territorio español, se llevan a cabo acciones, como por ejemplo, estar en los marcados tradicionales y en los punto de venta. El objetivo es que el público conozca las características del producto. Queso Ibores El director técnico de la Denominación de Origen Queso Ibores considera que los consumidores apuestan por los alimentos agroalimentarios de calidad. Un ejemplo de ello es que este consejo regulador ha aumentado las ventas de 2007. «Tenemos una certificación de 140.000 kilos, un 18 por ciento más que hace un año». Todo ello, sale al mercado. Javier Jiménez no quiere pecar de triunfalista porque sabe que este año «no va a ser fácil». Matiza que su denominación de origen es pequeña. Queso Ibores trabaja en un proyecto para aumentar la calidad de su producto. Consiste en mejorar los aspectos sanitarios y reproductivos de sus ovejas, así como el de la nutrición y el de la producción láctea del ganado. La intención es subir la calidad y cantidad de leche. Todo ello debe repercutir en el queso. Además de esta iniciativa, continuará con su línea de promoción. Ya está presente en los mercados más importantes, como Madrid, Barcelona, País Vasco y Valencia. También trabaja en divulgar las característica de Queso Ibores en los colegios. «Es importante educar a los jóvenes en los sabores y que conozcan la diversidad de la alimentación de la tierra», indica Jiménez. En este sentido, la denominación de Origen hace desayunos saludables en su zona, que es las comarcas de Trujillo, Villuercas, Ibores y Jara. La Serena La Denominación de Origen Queso de la Serena suele mantener la certificación de unas 200.000 piezas. Hay que tener en cuenta que «se trata de una producción limitada por su carácter artesanal, realizada con una leche cruda de oveja merina», según Manuel Antero Murillo. Las previsiones de este año no son malas ya que se han adscrito al consejo regulador tres nuevas queserías. Este hecho puede provocar que se vendan más piezas certificadas, «aunque no variará demasiado al del año pasado», añade. Para amortiguar los hipotéticos impactos negativos en el sector, Queso de la Serena ha desarrollado varios proyectos de I+D+I en colaboración con el Centro Tecnológico Agroalimentario de Extremadura (CETAEX). Uno de ellos, que ha sido premiado por su carácter innovador, permitirá a los industriales unificar criterios para la comercialización. En los últimos años, este sello de calidad ha centrado sus esfuerzos en la apertura de nuevos cauces comerciales dentro y fuera de España. Fruto de esta labor, ha puesto en marcha el 'Proyecto Cynara', que ha permitido la comercialización conjunta de Queso y Tortas de la Serena y de las zonas portuguesas de Serpa y Azeitao. La iniciativa ayuda a cruzar la frontera.