Siete cuerpos policiales vigilarán la Raya en Caya y Valencia de Alcántara

Más de cuatro millones de vehículos pasan al año por estos dos puntos de la frontera , que se quieren controlar. España y Portugal crean en los dos puestos fronterizos los nuevos Centros de Cooperación Policial y Aduanera

CELIA HERRERA
Agentes de la Guardia Civil,  la Guardia Republicana y del Servicio de Fronteras luso, en Caya./ ARNELAS/
Agentes de la Guardia Civil, la Guardia Republicana y del Servicio de Fronteras luso, en Caya./ ARNELAS

Libre circulación, pero bajo vigilancia. Los pasos fronterizos de Caya y Valencia de Alcántara seguirán siendo dos puertas abiertas en Europa para ciudadanos y mercancías, pero bajo la observación de agentes de siete cuerpos policiales hispano-lusos: Policía Nacional, Guardia Civil y Cuerpo Aduanero de la Agencia Tributaria, por parte española; y Guardia Nacional Republicana, Policía de Seguridad Pública, Servicio de Extranjería y Fronteras, Policía Judicial, y Cuerpo Aduanero, por parte portuguesa. Además, y dependientes directos de las Comisarías Provinciales, permanecerán en las instalaciones agentes del Servicio Operativo de la Policía Nacional, que seguirán realizando tareas de control, investigación, vigilancia y detención, como venían haciendo hasta ahora, añade la Jefatura Superior de la Policía de Extremadura. Contra el terrorismo Todos ellos integran los nuevos Centros de Cooperación Policial y Aduanera que se han constituido bajo el auspicio de los Gobiernos luso y español, decididos a redoblar sus esfuerzos en la lucha contra el terrorismo de ambos países y, en particular, de la banda terrorista ETA; y en combatir también las formas graves de criminalidad transnacional. Con este objetivo, ambos países se comprometieron la semana pasada en Zamora a crear equipos multidisciplinares contra los tráficos ilegales de droga, armas y explosivos, seres humanos, residuos peligrosos, etc. Salas conjuntas Los representantes de los cuerpos policiales y aduaneros de España y Portugal se sentarán todos juntos en unas salas de coordinación, similares a las utilizadas por el Servicio de Emergencias 112, y desde estos puestos intercambiarán información, coordinarán operaciones conjuntas de vigilancia y persecución de delitos graves, y controlarán el paso de ciudadanos, vehículos, y transporte de mercancías. En la actualidad, y según los últimos estudios, más de cuatro millones de vehículos atraviesan cada año la frontera entre España y Portugal por estos dos puntos: 3,6 millones por Caya y 730.000 por el paso de Valencia de Alcántara. El tráfico de mercancías es también creciente. Por Caya pasan a diario 2.000 camiones (casi medio millar más al día que hace cuatro años), y por Valencia de Alcántara, unos 100. Caya se ha convertido, según confirman informes turísticos y policiales, en el principal paso entre España y Portugal a lo largo de toda la frontera. Tal como reflejaban los datos recogidos por Eurostat en 2007, los camiones con matrícula española transportaban principalmente patatas, hortalizas, verduras frescas y congelados; y también, pero en proporción menor, máquinas, motores, piezas, productos alimenticios, cueros, textiles y vestuarios. Estos tres últimos productos son precisamente los que lideraban en 2007 la clasificación de camiones con matrícula portuguesa. Novedades en Caya Todo este tránsito estaba siendo controlado hasta ahora en Caya por los componentes de la Comisaría Conjunta, en la que trabajaban agentes de la Policía Nacional (por España) y de la Guardia Republicana (Portugal). También estaban destacados en la Comisaría Conjunta efectivos del Servicio Operativo de la Policía Nacional y del Servicio de Extranjería y Fronteras de Portugal. Ahora, sólo un cartel de papel sacado de la impresora anuncia a la entrada de las instalaciones que algo ha cambiado en la frontera. Ya no es una Comisaría Conjunta, sino un Centro de Cooperación Policial y Aduanera, tal como reza el papel. Fuera, en el jardín, sigue en pie el monolito que señalaba la existencia del 'Posto Misto'. También son nuevos los guardias civiles que se sientan ahora en la sala conjunta, y huele a recién pintado en la futura sala común que acogerá a los representantes de todos los cuerpos policiales. Ya están instaladas algunas de las mesas de trabajo, y sólo falta colocar los ordenadores y el resto del material, por lo que puede ser utilizada en breve. Controles mixtos El nuevo responsable del Servicio luso de Extranjería y Fronteras, Joao Carlos Agostinho, que visitó el miércoles las nuevas instalaciones por primera vez, anunció que dentro de 10 días se desarrollará el primer control mixto de policías portugueses y guardias civiles españoles en Caya. La creación de estas patrullas mixtas es precisamente otra de las novedades derivadas de la creación de los Centros de Cooperación Policial y Aduanera. Estas patrullas trabajarán a pie de carretera, en la línea de la frontera. Hasta el momento, los controles transfronterizos que se han llevado a cabo en Caya por parte de patrullas mixtas eran «puntuales», y se desarrollaban para temas concretos, como el paso de residuos peligrosos, o la vigilancia de transporte ilegal de animales protegidos, por ejemplo, explican responsables de la Guardia Civil. Todo el trabajo del CCPA de Caya, «que será el más importante de la frontera entre los dos países», auguran responsables de la Guardia Civil, será coordinado y supervisado por este cuerpo, con el fin de evitar que el trabajo de las distintas fuerzas policiales se superponga o entren en conflicto las diferentes competencias. Las tareas de dirección del Centro de Caya se repartirá por turno cada dos años con la Policía Nacional, que es la que hasta ahora dirigía la Comisaría Conjunta de Caya. En los CCPA que se encuentren en el lado portugués, serán los mandos lusos los que se responsabilicen de la coordinación. En total serán seis CCPA a lo largo de la frontera entre España y Portugal: las antiguas Comisarías Conjuntas (Tuy/Valença do Minho; Vilar Formoso/Fuentes de Oñoro; Castro Marim/Ayamonte, y el de Caya/Elvas); y dos de nueva creación (Valencia de Alcántara/Marvao, en la zona de Cáceres, y Quintanilla/Alcañices, en la provincia de Zamora). Valencia de Alcántara La apertura y puesta en marcha del Centro de Cooperación Policial y Aduanero de Valencia de Alcántara tendrá que esperar un poco, según anuncia Luis Ochagavía, responsable de la Policía Nacional en Cáceres. Antes hay que reformar y acondicionar las instalaciones de la antigua Aduana, que permanecen abandonadas desde que se abrió la frontera por la entrada en vigor del Tratado de Schengen. Hasta el momento, en Valencia de Alcántara sólo hay una Unidad de Extranjería, que se ocupa de tramitar la documentación de los inmigrantes de la zona y también de las poblaciones del norte de Cáceres, explica el inspector Guillermo Toresano. En este punto de la Raya ya se hacen controles «eventuales» entre Guardia Civil y Guardia Republicana, y otros mixtos con la Policía Nacional, destaca Toresano.