La obra del Guadiana contempla adecuar El Pico con un mirador y aparcamiento

El proyecto ha superado la declaración de impacto ambiental y sólo falta que salga a concurso y se adjudique para que empiecen los trabajos La tala de eucaliptos y la eliminación de la vegetación de las riberas será muy selectiva para preservar la fauna

J. LÓPEZ-LAGO
Zona de El Pico que se quiere poner en valor vista desde el Puente de la Autonomía con la Alcazaba en la margen izquierda (derecha en la foto)./ JOSÉ VICENTE ARNELAS/
Zona de El Pico que se quiere poner en valor vista desde el Puente de la Autonomía con la Alcazaba en la margen izquierda (derecha en la foto)./ JOSÉ VICENTE ARNELAS

La obra de adecuación de los márgenes del Guadiana a su paso por Badajoz sube un peldaño más en su carrera administrativa. Las actuaciones que proponía la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) como promotora han superado la declaración de impacto ambiental y ahora sólo resta que los trabajos salgan a concurso. Ya se sabe que el tramo sobre el que actuará la CHG comprende 16,2 kilómetros desde el puente de la autovía A-5 hasta la desembocadura del Río Caya. El proyecto está dividido en tres partes, siendo la central la más relevante para los ciudadanos pacenses porque supone adecuar un espacio urbano que mira hacia el río y que lleva años descuidado. Según el Boletín Oficial del Estado publicado ayer, en la zona de El Pico, divisable desde el puente de la Autonomía, «se definen 8.419 kilómetros de caminos de tres metros de anchura que se corresponden con los que rodean las propiedades privadas y los que llevan a las orillas. Para evitar el tráfico rodado, se construirá un aparcamiento». Hasta este lugar -añade el documento oficial- se repondrá el paso cruzando el brazo Jamaco mediante cinco marcos prefabricados de hormigón. Igualmente, se restituirá el paso que hay hasta esta zona frente a la Alcazaba árabe, junto a la cual se prevé otro aparcamiento y un mirador hacia El Pico. Parque urbano El tramo que va desde el Puente de la Autonomía hasta el Puente Real por la margen derecha se utilizará para construir un parque con aseos, almacenes, mobiliario urbano, iluminación, riego, caminos y un muelle a la altura del Puente Real. La red de caminos se pavimentará con zahorra y adoquines para el tránsito de vehículos de mantenimiento y se construirán dos aparcamientos sin asfaltar. Lo que también aporta la información del B.O.E. son las alternativas que planteó la CHG para cada actuación y cuáles han sido seleccionadas finalmente para contar con una declaración favorable de impacto ambiental. Así, si en un principio se iba a actuar sobre la vegetación de las 13 islas que tiene el río a su paso por Badajoz, finalmente esto no se hará para que la tala o desbroce no afecte a la avifauna. También se sugería en el proyecto original talar la inmensa mayoría de los eucaliptos que hay en ambas márgenes. En este sentido, en el tramo central de la obra que va desde el azud de La Pesquera hasta el azud de La Granadilla se procurará mantener entre el 10% y el 15% de los eucaliptos de las orillas, conformando grupos de grandes árboles cercanos, unos bosquetes que serán delimitados antes del comienzo de las talas habiéndose realizado antes un estudio de las poblaciones de aves. Aguas abajo, en el tercer tramo que va hasta la desembocadura del río Caya, la tala de eucaliptos será menor. En términos generales, ya se ha informado de que el proyecto incluye parques de ocio, caminos para uso peatonal y ciclista, plantación de especies ribereñas en las orillas (sauces, fresnos, chopos), y la reconstrucción del azud de La Pesquera asegurando un caudal nunca inferior al actual. En este caso, la reparación de esta contención de agua supondrá la inundación de 13 hectáreas donde ahora predomina el bosque de ribera. También se contempla la creación de una isla con acceso a la altura del brazo Jamaco y la restauración de la vieja central hidroeléctrica y del molino que hay junto a la antigua piscina Florida, que se considerará un área dedicada a la naturaleza. Para que esto sea posible, el Ayuntamiento tendría que expropiarlo antes, indica el B.O.E. Otro aspecto que se ha corregido para sacar adelante la declaración de impacto ambiental es la pasarela junto al azud de La Granadilla, que finalmente se hará de madera -y no de hormigón o metálica como se llegó a plantear- . Estará situada mil metros río abajo de este azud, una estructura que seguramente será aprovechada por los numerosos pescadores que disfrutan la zona. Los carrizales o vegetación que hay junto a las orillas y que impiden acercarse al río en buena parte de su tramo urbano se iban a desbrozar en un principio, pero finalmente la alternativa seleccionada por el promotor es el desbroce selectivo a mano y la construcción en estos carrizales de canales para evacuar las aguas bajas y de paso impedir la regeneración de esta vegetación. En cuando a la actuación prevista inicialmente en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR), la CHG ha optado finalmente por dejar esta tarea a otras administraciones, ya que hay un plan previsto en las Vegas Bajas que contempla mejoras en instalaciones de este tipo. Molestias a peces y pájaros Teniendo en cuenta la magnitud de la obra, buena parte del documento de impacto ambiental se dedica a cómo ejecutar la obra para que las aves, los peces y la calidad de las aguas no se vean afectados por el trasiego de máquinas, movimiento de tierras, presencia de personas y, en algunos puntos, desviación del cauce del río. El presupuesto es de 30 millones de euros, a los que habría que añadir 14 millones más para ejecutar las expropiaciones. La financiación corre a cargo de la CHG en un 75% , el Ayuntamiento en un 12,5% y la Junta de Extremadura en otro 12,5%.