Portugal no presenta objeciones al proyecto de Refinería Balboa

Un medio lisboeta asegura que el Gobierno de Sócrates ha dado «luz verde a la construcción» del complejo

J. LEAL
Alfonso Gallardo y Juan Sillero, dirigentes de Refinería Balboa. / HOY/
Alfonso Gallardo y Juan Sillero, dirigentes de Refinería Balboa. / HOY

'No comment', nada que decir. En el grupo Gallardo se prefirió no hacer declaraciones respecto a la información de Radio Renascença, una solvente cadena portuguesa, según la cual el gobierno del país vecino habría dado 'luz verde' a la refinería que el Grupo Gallardo proyecta construir en Tierra de Barros. La responsable de comunicación de esta empresa extremeña se mantuvo firme en la prudencia y se limitó a recordar que el proyecto se encuentra en trámite de exposición pública, cuyo período concluye el próximo 24 de febrero. La información tiene fecha del pasado 16 de este mes y se encuentra accesible en el portal web del citado medio [http://www.rr.pt]. La noticia, firmada por Paulo Ribero, debe ser tomada con cautela en tanto no se hace referencia a fuentes, si bien no consta que haya sido desmentida y tenga cierto grado de validez. Según se lee, a pesar de los dudas que Lisboa albergaba respecto a los impactos ambientales del complejo petroquímico en territorio portugués, el Gobierno de José Sócrates «ha quedado satisfecho con las respuestas dadas por el promotor del proyecto». Al parecer, la administración del vecino país reclamó en octubre del pasado año información adicional sobre el proyecto impulsado por el Grupo Gallardo. Al cabo de dos años de darse a conocer «es cuando el gobierno portugués consideró pedir aclaraciones», apostilla el redactor. Seis eran las dudas que se planteaban al otro lado de la frontera. Tales cuestiones, precisa la noticia, están relacionadas con el ruido, los recursos hídricos, las técnicas utilizadas, la gestión de los residuos y las emergencias y riesgos medioambientales. A todas ellas dio oportuna respuesta el Grupo Gallardo, explicaciones que, según el periodista, «fueron suficientes para Portugal decir sí». Siempre de acuerdo a lo difundido por Radio Renascença, la 'luz verde' del Gobierno fue dada el pasado día 14, dos días antes de aparecer la noticia comentada. Para el ejecutivo lisboeta, a la vista de las respuestas ofrecidas «cabe concluir que no se prevé afectación alguna del territorio nacional». Prudencia En el Grupo Gallardo no se tenía conocimiento de esta información. La responsable de prensa se mostró sorprendida por las aseveraciones que se hacen y no le constaba que el Gobierno portugués hubiera hecho algún pronunciamiento oficial al respecto. «De haberlo hecho lo tendría que haber comunicado al Ministerio de Medio Ambiente español», puntualizó Ana Holguín. Sobre el proceso de autorización de la refinería en Portugal lo único que podía decir es que el proyecto sigue su trámite de exposición pública, período que concluirá el próximo 24 de febrero. Según comentó ayer el consejero de Industria, cuando el Gobierno de Portugal se pronuncie sobre la influencia de la refinería el de España tendrá todos los informes necesarios para decidir si autoriza o no la industria. José Luis Navarro cree que el dictamen portugués llegará a Madrid a finales del próximo mes. A partir de entonces, «no sé si si semanas o meses a partir de finales de febrero esperamos que el Ministerio de Medio Ambienta emita su declaración de impacto medioambiental «el único elemento que necesita para hacerla», declaró Navarro. Sobre este particular se pronunció también ayer la ministra de Medio Ambiente en su visita a Cáceres. Elena Espinosa dijo que el personal de su departamento trabaja conjuntamente con la Junta de Extremadura para acelerar los mecanismos, a la vez que señalaba el interés en que el proceso sea llevado con «total transparencia hacia Portugal.